Después de adelantar su nuevo material con el memorable video “La glorieta“, Nunca fui a un parque de diversiones liberó recientemente su nuevo y segundo disco titulado Q.E.P.D., el primero mediante Yolanda Discos.

La banda se formó en Bariloche por tres amigos que frecuentaban un hotel abandonado y decidieron armar una sala de ensayo en una de sus habitaciones. Después de algunos EPs y del LP debut Mover Canival, en 2016 comenzaron el proceso del segundo disco, más experimental y con canciones que hablan de corazones rotos y muertos que regresan a la vida.

Estribillos pegadizos para llevar la canción romántica a un nuevo paisaje. Escuchalo a continuación: