El bocón ataca de nuevo, y la historia es vieja, pero continúa. Así podemos describir la situación de Morrissey durante estos meses, usando palabras propias de sus mismas canciones.

A sus polémicas declaraciones acerca de la inmigración, los escándalos sexuales de Weinstein y Kevin Spacey, y sus habituales cancelaciones de recitales en diversas latitudes, se sumó que el sábado pasado cientos de asistentes de un concierto suyo en el SSE Hydro de la ciudad de Glasgow decidieron irse antes de que terminara el show a causa de los dichos del cantante británico acerca de la primer ministra escocesa, Nicola Sturgeon.

Al parecer consideraron que las provocaciones del artista de Mánchester eran demasiado inoportunas y groseras. Las palabras del músico en cuestión fueron las siguientes:

“Tengo curiosidad. ¿Alguno de ustedes realmente le gusta Nicola Sturgeon?”

Para luego agregar:

“Esas manos estarán en el bolsillo de cualquiera”.

Con esas frases claramente intentó sugerir que la aludida líder política era una ladrona, cuestión con la que no estuvo de acuerdo una buena parte de su audiencia que seguro estaba conforme con la gestión de aquella política, o por lo menos no les gustó que un británico viniese a menoscabar aquella figura popular escocesa. Recordemos que apenas unos años, en Escocia se votaba para conseguir independizarse y salir del Reino Unido, y muchos artistas, como Björk y bandas como The Libertines y Mogwai hicieron campaña a favor del sí. En aquel entonces, como era de esperarse, Morrissey estuvo a favor del no rotundo a esa iniciativa.

De cualquier forma, la gira del ex vocalista de The Smiths continuará y en pocas semanas, más específicamente el 17 de marzo, se estará presentando en esta edición del festival Vive Latino de México.