Florence + The Machine está a punto de lanzar su nuevo disco High as Hope, que se espera para este viernes. En este marco, Florence Welch se abrió en una entrevista con The Guardian sobre su pasado, sus batallas con el alcohol, los desórdenes alimenticios y de las historias de su familia.

Welch relató que durante mucho tiempo acudió a la bebida para llevar a cabo las giras y para perder la timidez arriba del escenario:

“Estaba borracha la mayor parte tiempo, con Martinis extra secos- tomaba tres shot de una sola vez. Nunca estaba interesada en una buena copa de vino”.

Fue en los primeros años de Florence + The Machine que Florence Welch vivía de fiesta (“fiestas de dos días”) de las que amanecía en lugares extraños y vestida con ropa de extraños.

“Estar de fiesta tenía que ver con no querer lidiar con el hecho de que mi vida había cambiado, no quería venirme abajo”.

Welch continuó su relato:

“Cuando me di cuenta que podía actuar sin alcohol, fue una revelación. Hay disconformidad e ira, y en el momento en el que se encuentran es cuando te abrís de par en par. Sos libre”.

La cantante también habló con el medio sobre cómo logró canalizar su historia con desórdenes alimenticios a través de la música. Fue un tema del cual no pudo hablar por años, porque la aterrorizaba, de hecho su hermana se sorprendió: “¿No pudiste admitir esto por años y ahora lo ponés en una canción pop?”, contó Florence.

Welch también se abrió sobre el suicidio de se abuela y se expresó:

“Mi madre cayó, así que a veces siento que nosotros estamos en la misma, cayendo con ella. El efecto de las tragedias”.

Los días de fiestas, alcohol y desórdenes han quedado, afortunadamente, lejos en la vida de Welch. Podés leer la entrevista completa en este enlace.