Compartir

Un viejo refrán dice que “La basura de unos es el tesoro de otros” y en en Ankara, la capital de Turquía, un grupo de basureros le hizo honor al dicho reciclando libros encontrados entre desechos y abriendo una biblioteca en una vieja fábrica abandonada hace más de dos décadas.

El proyecto, que comenzó hace siete meses, hoy cuenta con más de 4750 obras, las cuales fueron rescatadas por los recolectores durante sus horas de trabajo. Además, esta iniciativa que fue ideada para que los basureros y sus familias pudieran pedir prestados los libros durante 15 días, no solo se transformó en el lugar de descanso de los trabajadores del rubro durante sus horas libres, sino también en un espacio abierto a todo el mundo, según explica su responsable, Emirali Urtekin, quien también contó que hay más de 1500 libros que esperan ser ubicados con sus pares.

En esta biblioteca, los estantes se dividen en 17 categorías, entre las que se encuentran desde novela rosa y libros de economía hasta obras de terror o cuentos para niños, pasando por la saga de Harry Potter, la de Cincuenta sombras de Grey, las novelas de Dickens, las de J.R.R. Tolkien y las del premio Nobel turco, Orhan Pamuk.

Desde que se dio a conocer masivamente, el proyecto ha crecido a gran escala y ha recibido el apoyo de la gente, la cual no solo empezó a donar libros sino que también tomó por costumbre separarlos de los desperdicios para facilitar la tarea de los recolectores.

Según contó el gerente de esta brillante iniciativa, la idea para este año es poner en marcha una biblioteca móvil para visitar las escuelas de Ankara cada quince días ya que algunos centros educativos que no tienen libros. Sumado a esto, se planea que un grupo de 11 basureros que tocan música con cubos vacíos y viejos trozos de metal se sume a estos viajes.