En 1988, N.W.A. estrenó “Fuck tha Police”, un track que funcionó como grito de protesta y denuncia ante los abusos, la discriminación racial y la brutalidad ejercida por el Departamento de Policía de Los Ángeles contra la población negra de la ciudad.

A casi dos décadas de su publicación, el tema fue utilizado por un hacker de Nueva Zelanda para molestar a los uniformados de la ciudad de Dunedin: el sujeto en cuestión intervino la señal de radio de la policía para reproducir la canción en un loop casi infinito, aunque, para no aburrir, por momentos también sonó el cover de Rage Against The Machine.

El comandante del área de actuación costera de Otago, el inspector Kelvin Lloyd, le dijo al medio local Otago Daily Times que el Departamento de Dunedin sabía que miembros no policiales estaba transmitiendo en su radio en los últimos días, además de señalar: “Ponía a las personas en peligro”.

“No hay duda de que si continúa y si hacen lo que hacen, se retrasará la respuesta. Cualquier interferencia con una radio de la policía constituye un riesgo para la seguridad pública. Cualquiera que sea sorprendido haciendo esto puede enfrentar una pena de molestia criminal y hasta un año de prisión”.