Compartir

El panorama de las cosas parece ir de mal en peor para James Franco, puesto que, tras haber alcanzado su momento de mayor prestigio como actor y cineasta con el aclamado filme The Disaster Artist, a partir del día siguiente a la ceremonia de los Premios Globo de Oro en la que James ganó la estatuilla a Mejor Actor de Comedia o Musical, fue denunciado por varias mujeres que contaban sórdidos episodios de acoso y abuso sexual perpetrado por él hacia ellas, él por su parte desmintió tales testimonios proferidos en su contra.

De ahí en más, ya empezó a enfrentar el rechazo de buena parte de la industria, un ejemplo de ello es que fue borrado de la portada de Vanity Fair hace poco más de un mes y es probable que aquel mismo escándalo lo haya dejado sin nominaciones en esta edición de los Oscar.

La tormenta en todo caso no para allí, y ahora se avecina un embrollo legal a causa de una demanda presentada en contra suyo por Ryan Moody, quien alega ser el guionista original de The Disaster Artist. El citado escritor señala que tanto James como su amigo Seth Rogen lo engañaron para que les cediera los derechos por el guion de la mencionada película a cambio de que lo pusieran como productor asociado de aquel largometraje, asimismo, ellos se comprometerían a financiar su primer proyecto como cineasta.

El problema surgió cuando ellos, según contó Moody al medio Variety, incumplieron deliberadamente su parte del acuerdo, ya que ni lo acreditaron como productor de The Disaster Artist, y le pagaron solo US$5.000 por dicho guion, y luego le dieron US$50.000 para que pueda hacer su propio filme cuando lo acordado entre ellos había sido una suma entre 5 y 10 millones de dólares.

Hasta el momento, ni Franco ni Rogen se han pronunciado acerca de estos señalamientos de carácter legal. Será cuestión de tiempo el saber cómo puede continuar la carrera de James luego de todas estas situaciones que parecen hundir cada vez más bajo su credibilidad como artista, convirtiéndose así él mismo en un desastre difícil de ver, tal y como el narrado en la laureada cinta que lo llevó hace pocos meses a la cima.