El viernes pasado la banda DEVO dijo presente en la ciudad californiana de Oakland para cerrar el primer día del festival Burger Boogaloo.

Antes de saltar al escenario, la banda también conocida como The Wipeouters fue presentada por el director John Waters, quien hizo de anfitrión del evento y dio un discurso de casi cuatro minutos que mezcló partes iguales de elogios hacia el conjunto de Ohio e insultos al presidente Donald Trump.

Las palabras de Waters fueron las siguiente:

“La primer conexión personal que tuve con los headliners de esta noche fue hace mucho tiempo en Baltimore, cuando leí en la prensa, allá por mediados de los 70s, un comentario que ellos hicieron elogiando a la primera performance de David Lochary en Pink Flamingo, la película que yo hice. Dado que David Lochary fue siempre tan opacado por Divine, eso lo hizo sentirse muy bien y yo me he sentido realmente bien con estos chicos desde aquel día. Originarios de Ohio, why-oh-why-oh-Ohio, comenzaron sus carreras como yo lo hice: encabronados. Y tenían una verdadera razón para estar locos, sus compañeros y amigos fueron asesinados en la Universidad Estatal de Kent por la policía. Entonces comenzaron una De-Evolución que todavía sentimos. Desafiaban a la autoridad ilegítima, decían ‘Y VOS también deberías’. Es peor ahora que nunca. Trump es un idiota irresponsable. Una mierda de presidente. Un ano naranja, como lo llamó Rosie McDonnell. Quien secuestra niños, arroja toallas de papel a las víctimas del huracán. Es tan tonto que mira el eclipse con esa estúpida esposa que no tiene idea de cómo vestirse y a quien ninguna drag queen podría imitar. ¿Qué mejor banda para protestar su estupidez y diploma en pelotudismo que nuestros muchachos esta noche desde el espacio exterior? Pero nuestra situación política no es ciencia ficción, es real. Antes de la New Wave, antes de lo Industrial, “alternativa” mucho antes de que se acuñara la palabra, esta banda no fue una invención de los medios, fue un movimiento de base que todos aquí han abrazado. David Bowie los amaba, Iggy los amaba. Yo los amé. Uno de los integrantes de la banda incluso me dijo una vez que yo estaba en club de streapers con ellos inhalando cocaina. Pensé, ‘¿Qué estaba haciendo yo en un club de streapers?’ Estaba bajo el hechizo de DEVO, eso es todo. Y esta noche aún más, con mi amigo Freddy Armisen tocando la batería. Todo lo que sé es que son una de las bandas influyentes en la historia de la música. Los promotores solían desconectar sus equipos para detener sus mensajes, pero no esta noche. Porque somos un culto, alegres de que nos laven el cerebro. Esta noche es Jonestown con un final feliz. Vamos a rezarles. Vamos a levitar y disfrutar. Es un milagro, tocando juntos por primera vez en cuatro años. Es un sueño húmedo de Burger Boogaloo, es DEVO”.

Además de la gran introducción por parte de Waters, la banda contó con la ayuda del ex Saturday Night Live y actual líder de la banda de Late Night with Seth Meyers house band, The 8G Band, Fred Armisen, en la batería durante algunos temas.