Foto: Zoe McConnell

En un movimiento arriesgado, pero altamente satisfactorio dado su resultado final, Queens of the Stone Age decidió trabajar con el multipremiado productor Mark Ronson para la realización de su más reciente material discográfico, Villains.

El séptimo LP de QOTSA obtuvo muy buenas reseñas de parte de los periodistas especializados en el rubro, logró un lugar en los rankings de mejores discos del año en publicaciones de renombre como NME y Rolling Stone y, como si esto fuera poco, fue nominado a Mejor Álbum de Rock en los GRAMMYs.

A pesar de la lluvia de reconocimientos y elogios, no todos los fans estuvieron muy entusiasmados al enterarse de que la banda liderada por Josh Homme se aliaba con el creador de “Uptown Funk”. Sobre esto le preguntó Brian Oake del medio The Current al frontman del grupo.

“Sé que muchos de los puristas de la vieja escuela, especialmente si se remontan a Kyuss, cuando escucharon el nombre de Mark Ronson, mucha gente dijo ‘¿Qué demonios le ha pasado a mi banda? ¿Qué está pasando?’” empezó Oake antes de preguntarle a Homme “¿Te sorprendió la reacción?”.

El colorado, lejos de asustarse o preocuparse por la devolución del público, se mostró seguro y dijo:

“No, la estaba esperando. Sería seguro entender que podría haber sabido que eso iba a suceder”.

Acto seguido, el cantante de 44 años dio su punto de vista:

“Creo que no hay éxtasis ni estática en la vida. Estás creciendo o muriendo. Y, siento que si me desafío a mí mismo y si nos desafiamos entre nosotros, vamos en la dirección correcta. El efecto colateral de eso es que cualquiera que no siga debe esperar el golpe en el pecho porque primero nos lo estamos dando a nosotros mismos. Parte de mí piensa que cada vez que sacamos algo, podemos perder el 20 por ciento de las personas. Ese 20 por ciento de la gente podría decir: ‘¡Ha cambiado! ¿Dónde está mi banda?’. Puedes suponer eso”.

A modo de cierre, Homme compartió un pequeño diálogo que tuvo con Ronson en el estudio durante las sesiones de grabación de Villains:

“Le dije a Ronson: ‘Si el 15 por ciento de la gente no te odia, no servís’”.

Él dijo:

“Sólo estoy tratando de llegar al 40”.