Compartir

Julian Casablancas tiene una opinión muy establecida sobre el estado actual del negocio de la música.

En una entrevista con el medio Vulture, el de New York City fue consultado sobre Virtue, el nuevo disco de su banda The Voidz que saldrá el próximo 30 de marzo, y, desde ahí, el diálogo derivó en tópicos como el internet, el capitalismo, la falta de creatividad en el ambiente musical y la popularidad de ciertos artistas.

El también vocalista de The Strokes arrancó manifestando su “decepción” para con internet, dado que, según él, su aparición influyó para peor en la música:

“Realmente creía que la capacidad de internet para permitir que las personas accedan a lo mejor de la mejor música, desde música underground hasta música de todo el mundo, habría sido una influencia positiva, que la música habría evolucionado como nunca antes. En cambio, la música ha sido cooptada por algún tipo de juego de beneficio capitalista. Pensé que internet ayudaría a equilibrar la relación entre la calidad y lo mainstream, pero ha ido en la dirección opuesta. La calidad está siendo apartada de la música”.

Más adelante, Casablancas explicó mejor su idea:

“Hay fórmulas para sacar la mayor cantidad de dinero de la música y esas fórmulas no incorporan la variable de calidad. El valor artístico y el valor de verdad son víctimas del proceso. Entiendo que la gente está tratando de hacer canciones que funcionen en un CVS, en un taxi, en un club nocturno o para alguien de 3 años. Si podés hacer eso, es algo mágico, pero eso no significa que el resultado sea artísticamente bueno. Y lo malo, para mí como músico, es que el mundo de la música es el único lugar donde el éxito comercial parece implicar calidad artística”.

“Mi misión es la misma desde el primer día, que es intentar hacer algo que tenga un valor artístico y llevarlo a lo mainstream. Nada sobre eso ha cambiado. Me esfuerzo por construir un mundo donde Velvet Underground fuera más popular que los Rolling Stones. O donde Ariel Pink es tan popular como Ed Sheeran”, señaló Casablancas más adelante.

Cuando el entrevistador cuestionó su parecer al exponer que Sheeran y Pink tienen diferentes ambiciones en cuanto a lo relacionado a perseguir el éxito, Julian contestó: “Todo lo que estás diciendo suena 100 por ciento a lavado de cerebro cultural”. Después, aclaró:

“No estoy tratando de bardear a Ed Sheeran ni a ninguna estrella del pop. Ed Sheeran parece un tipo agradable y genial, y no tengo nada en contra de su música. Dejen que venda mil millones de discos. Sólo digo que no entiendo por qué no puede haber un mundo donde Ed Sheeran reciba el 60 por ciento de la atención y Ariel Pink obtenga el 40 por ciento. Ahora es casi como si Ed Sheeran obtuviera el 99.5 por ciento. Las bandas creativas han sido empujadas tan lejos en los márgenes. Pero mi punto más importante es que, ya sea música o política, en este momento estamos sumidos en la propaganda más ruidosa. Lo siento, no soy bueno para explicar cosas”.