Las Pussy Riot se presentaron ayer en la Trump Tower de Nueva York para protestar por la detención del director de cine ucraniano Oleg Sentsov. Con sus pasamontañas característicos, Masha Alokhina y dos miembros anónimas del colectivo dejaron ver su cartel que leía “Free Sentsov”.

Subieron el video de lo ocurrido en su cuenta de Facebook, declarando en el post su apoyo a Sentsov y al anarquista Olexandr Kolchenko, diciendo:

“Vinimos a ocupar la Trump Tower para llamar la atención por los presos políticos. Creemos que los presos políticos y su protección son más importantes que la mierda sexista en la que se enfocaron”.

En agosto pasado, el grupo ruso realizó una protesta similar en Siberia, donde Sentsov está cumpliendo su sentencia de 20 años de prisión por cargos de terrorismo. El ecologista Kolchenko fue sentenciado a 10 años por ser cómplice de Sentsov.