Hace unos días trascendió que una pareja colombiana decidió registrar a su pequeño hijo como Netflix de Jesús Rodríguez Restrepo. El bebé en cuestión nació el 13 de mayo en la localidad de Vigía del Fuerte y ya es mucho lo que se comenta respecto de su particular primer nombre, claramente inspirado en el popular servicio de streaming.

Si bien esta noticia que reportó el diario El Espectador puede resultar graciosa y extravagante a simple vista, no se trata de un hecho aislado en dicho país ni en el resto de la región latinoamericana, donde el fanatismo de los progenitores a veces conlleva a la elección de nombres un tanto extraños para sus descendientes.

Es así como más allá de escoger apodos de personajes célebres de algunas series como Gokú, Batman y demás héroes ficcionales que tan poco combinan con apellidos de origen hispano, sabemos que también las marcas como Google, Samsung, Apple y Mazda han sido designadas como primer o segundo nombre en muchas ocasiones en Colombia, mientras que en naciones vecinas otros padres han optado por llamar a sus hijos Uber, Audi o Pepsi.

Algo en lo que quizá no pensaron mucho aquellos que optaron por tales nombres para sus niños es en el posterior bullying que sufrirán a lo largo de su vida debido a lo inusual y gracioso de tal nominación. Incluso, ciertos estudios demuestran que es menos probable que un chico con un nombre tan raro tenga mejores oportunidades a la hora de postular a un empleo que otro aspirante con uno más “normal”.