Sabemos que Lucrecia Martel es una de las directoras más prominentes de la escena cinematográfica latinoamericana, y es que la argentina cosechó un enorme reconocimiento con diversas películas como La Ciénaga, La Niña Santa y Zama.

Pues bien, con su particular estilo que suele conjugar unas mordaces críticas al orden social en diferentes épocas de la historia con un exquisito manejo en la producción audiovisual, Martel esta vez tiene planes de narrar los sucesos que rodearon el comentado asesinato del activista Javier Chocobar.

Para lograr esa misión la cineasta acudirá al formato documental y reconstruirá desde una nueva perspectiva lo acontecido en Tucumán durante 2009 cuando el indigenista Chocobar, que por entonces tenía 68 años, murió baleado mientras se defendía de forma pacífica de la invasión de terratenientes que reclamaban la propiedad del predio. Lo anterior fue registrado en video por un integrante de la tribu, con lo cual no caben dudas de la injusticia cometida.

Respecto de aquel crimen y su motivación por abordar el espinoso asunto, Lucrecia comentó lo siguiente según reportó el portal Film Comment:

“Por desgracia, este tipo de incidentes son comunes. No sólo podemos ver la injusticia que se está cometiendo con estas personas, sino también investigar la imagen: ¿Qué representa la imagen de los nativos? ¿Cuál es su valor? ¿Cómo se usa? Las imágenes y el lenguaje se utilizan para crear una máquina excluyente”.

Más adelante, la creadora también destaca que le interesa ahondar en el rol de la población caucásica en una región del mundo que estaba en primera instancia poblada por indígenas, donde ahora estos han sido desplazados a causa de las dinámicas propias de la colonización:

“Los blancos tienen acceso a la cultura y a las decisiones del país. Estoy intentando encontrar los mecanismos para mostrar cómo nos deconstruimos y nos relacionamos con el otro, con lo indígena, con lo desconocido. ¿Cuáles son nuestras estrategias para invisibilizarlos en el derecho y de cualquier beneficio como ciudadanos?  Todavía estoy tratando de descifrar los mecanismos para exponerlo”.

De cualquier modo, Martel se encuentra trabajando en este proyecto en compañía de María Alché, quien fue la actriz protagónica de su cinta La Niña Santa, y ahora será coproductora del documental.

El tema central en este caso será entonces el de “la legitimidad de la propiedad en Latinoamérica, y cómo este discurso es sostenido o apoyado”.

Lo innegable es que se trata de un tópico más que relevante que estuvo dando vueltas en nuestras cabezas el año pasado cuando tuvo ocurrió la trágica desaparición de Santiago Maldonado, también defensor de pueblos originarios que ahora ya es un símbolo de esta clase de luchas y que ha inspirado obras como un poemario en su honor editado por decenas de autores, titulado Hay palabras alrededor de este cuerpo.

Ojalá que dentro de unos meses recibamos más novedades respecto de este largometraje porque hasta hace poco, la noticia más reciente que habíamos tenido de la siempre sincera Martel es que considera que las series son un retroceso para la industrial audiovisual.