Compartir

En el 2017, el de Harvey Weinstein fue uno de los nombres que más sonaron en el ambiente hollywoodense y no justamente por buenas razones.

Tras ser acusado por acoso sexual y hasta violación por un gran número de actrices como Angelina Jolie, Salma Hayek, Cara Delevigne, Gwyneth Paltrow y Ashley Judd, el productor alegó una patología relacionada con su irrefrenable apetito sexual para excusar su comportamiento y decidió ingresar en uno de los centros de rehabilitación más prestigiosos de Arizona. Pero, luego de años de excederse con las mujeres, esto no fue suficiente para que la sociedad empiece a verlo con consideración y lo perdone.

Ahora, Weinstein vuelve a ser noticia, pero, esta vez, por ser el agredido, ya que el fundador de la productora Miramax fue golpeado en un restaurant de la ciudad de Scottsdale.

El momento en cuestión se produjo durante la noche del martes en Elements, un establecimiento que se encuentra en el resort de lujo Sanctuary Camelback Mountain.

Según reportó el medio TMZ, Weinstein estaba cenando con uno de los responsables de su rehabilitación cuando dos hombres se sentaron en la mesa aledaña a la suya. Uno de ellos, de nombre Steve, se acercó al productor para pedirle una foto pero, según palabras del muchacho, Weinstein se puso beligerante y le dijo que se marchara. En contraposición a los dichos de Steve, la encargada del lugar expuso que el ganador del Oscar por la película Shakespeare in Love fue “muy amable” y manifestó “Preferiría no tomarme una foto ahora” antes de que ambos protagonistas se dieran la mano y volvieran cada uno a sus asientos.

Cerca de las 21:00, cuando Harvey y su acompañante terapéutico estaban por abandonar el establecimiento, Steve (quien luego le confesó a TMZ estar un poco ebrio para ese momento), le dijo a su amigo que agarrara su celular y empezara a grabar. Acto seguido, se acercó a Weinstein para golpearlo dos veces en la cara, no sin antes gritarle:

“Sos una mierda por lo que les hiciste a esas mujeres. ¡Andate de acá!”

Por su parte, la persona que inmortalizó el momento le preguntó al nacido en Nueva York si quería que llamara a la policía. Ante la negativa del productor, todos se retiraron del lugar.