Compartir

El 25 de diciembre de 2015 se estrenó The Revenant, la película del mexicano Alejandro G. Iñárritu que obtuvo 12 nominaciones a los Oscars y cosechó tres estatuillas: Mejor Director para Iñárritu, Mejor Cinematografía para su compatriota Emmanuel Lubezki y Mejor Actor para Leonardo DiCaprio, quien logró ganarla después de haber perdido en tres oportunidades anteriores.

Entre el resto de las nominaciones conseguidas por The Revenant estuvo la de Mejor Actor de Reparto para Tom Hardy. Lo curioso de esto es que el inglés ni siquiera consideraba la posibilidad de quedar preseleccionado por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas para competir por el galardón.

Tan poca fe se tenía Tom que hizo una apuesta con Leo (quien sí presentía que su compañero sería uno de los cinco que se disputarían el premio): si Hardy quedaba nominado por su papel de John Fitzgerald, se tendría que hacer un tatuaje a elección de DiCaprio. Caso contrario, el oriundo de Los Ángeles tendría que marcar su piel que un diseño provisto por su colega.

Claro está, Leo resultó ganador, Hardy tuvo que tatuarse y ahora, a casi dos años de la celebración de aquellos Oscars, podemos ver (aunque de manera parcial) el resultado de aquella apuesta en una selfie que el fotógrafo Andrew Calisterio compartió en su cuenta de Instagram.

Como se puede apreciar en la foto, DiCaprio (a quien Hardy le había pedido que escribiera lo que le de la gana, pero de manera correcta) no fue bondadoso y eligió una frase que ayudara a su amigo a confiar más en él: “LEO KNOWS ALL” (“LEO LO SABE TODO”).

De esta manera, podemos sacar como dos conclusiones de esta historia: por un lado, Tom Hardy es un hombre de palabra. Por el otro, la gente ahora va a pensarlo más de una vez antes de apostar algo con Leo.