Compartir

El siempre polémico Morrissey dio de qué hablar durante el fin de semana al defender al actor Kevin Spacey y al productor hollywoodense Harvey Weinstein, ambos acusados de abuso sexual. En esta oportunidad, el ex líder de The Smiths vuelve a ser noticia y no debido a su faceta musical.

En un diálogo con el medio alemán Die Spiegel (el mismo en el que hizo sus declaraciones sobre los casos de Spacey y Weinstein), Moz dio su tan particular visión sobre la inmigración en Europa:

“Quiero que Alemania sea alemana. Quiero que Francia sea francesa. Si intentás que todo sea multicultural, al final no vas a tener ninguna cultura. Todos los países europeos han peleado por su identidad por muchos, muchos años y ahora sólo la desperdician. Creo que eso es triste”.

Por otro lado, Steven Patrick Morrissey también expresó su opinión sobre la canciller alemana, Angela Merkel. Al ser consultado sobre si la ve como la “madre” de Europa, el inglés dijo: “Es lo suficientemente inteligente como para no decir mucho. Se mantiene en silencio, lo cual es interesante. Pero estoy triste porque Berlín se convirtió en la capital de la violación… debido a sus fronteras abiertas”.

Las palabras de Morrissey no podría estar más alejadas de ser realidad, ya que, como informa el diario británico Express, el número total de violaciones en la ciudad alemana ha disminuído, mientras que el promedio del país germano se mantiene por debajo del de otras naciones como Suecia, Estados Unidos o el Reino Unido.

Además, la policía de Berlín confirmó en marzo que el número de violaciones denunciadas en 2016 ya había caído un 6% comparado con el año previo, mientras que el total de delitos sexuales también disminuyó un 13% desde 2007, cuando se registró un máximo histórico de 3269 casos.