Compartir

Ayer martes 10 de abril se conoció la triste noticia del fallecimiento de Yvonne Staples, una de las vocalistas, y a su vez manager, de The Staples Singers. Según reportó The New York Times, la cantante se encontraba en su casa de Chicago al momento de su deceso, que sucedió a causa de un cáncer de colon con el que había luchado durante varios meses.

En el listado de agrupaciones míticas de la historia del soul y el funk seguro el nombre de The Staples Singers figura en una de las primeras posiciones. Los músicos estadounidenses comenzaron cantando en iglesias locales, incursionando en el gospel a mitad de siglo y dentro de sus fans se podía contar a personalidades como Martin Luther King Jr., aunque más adelante el grupo exploraría otros caminos sonoros más cercanos al soul y al funk en décadas posteriores como los ’70 y su fiebre disco.

Más adelante, The Staples Singers ingresarían en el hall de la fama del Rock and Roll en 1999, junto a la gran Aretha Franklin que había sido incluida una década antes.

Yvonne es recordada por sus allegados como una mujer increíblemente talentosa y preocupada por sus seres queridos que amaba hacer música en equipo:

“Ella no tenía deseos de ser una vocalista principal, incluso cuando la gente de su familia le decía que tenía una voz excepcional”.

Las anteriores fueron las declaraciones de Bill Carpenter, un amigo cercano que la recuerda con afecto en aquellas declaraciones para The New York Times a horas de su partida. Larga vida a su legado.