Foto: Rob Latour/Variety/REX/Shutterstock

Casos como el de Kevin Spacey y Harvey Weinstein han dado mucho de qué hablar y pensar por estos meses en la industria del entretenimiento. Las élites hollywoodenses han sido tocadas por movimientos de reinvindicación de la lucha por igualdad de géneros y con ello ciertos privilegios por parte de algunos se han visto tambalear.

Ahora, mientras que pocos discutirían que es inapropiado tener contacto sexual no consentido con otra persona, lo que sí ha suscitado polémica son las supuestas normas que Netflix como empresa promulgó para regular el comportamiento del equipo de producción de los diversos programas televisivos y películas que son contenido original de su plataforma.

Es así como normas tales como “No mirar a nadie por más de cinco segundos” o “Gritar ‘Basta, no hagas eso de nuevo’ a un compañero que se haya comportado inapropiadamente”, o sencillamente “No coquetear”, ni tampoco “Pedir número de teléfono a un colega”, generaron críticas y rechazo por parte de muchos usuarios de internet al considerarlas reglas exageradas y extremistas.

Mientras que Netflix no ha confirmado ni negado concretamente la veracidad de la vigencia de este estatuto en sus estudios, lo cual lleva a muchos a ratificarlo como cierto, el mismo fue dado a conocer por el diario The Sun.

Sobre este asunto, lo que dijeron fuentes oficiales de Netflix en un comunicado fue lo siguiente:

“Estamos orgullosos de la formación anti-acoso que ofrecemos a los trabajadores de cada una de nuestras producciones”.

Más adelante ratifican:

“Creemos que los recursos que brindamos capacitan a las personas en nuestros sets para que hablen, y no deben trivializarse”.

Así las cosas, mientras un sector de los opinantes en internet señala que hay mil motivos para pedirle su número de teléfono a un compañero, o para mirarlo por más de 5 segundos o darle un largo abrazo, que dependen de diversos contextos y no necesariamente implican interés o fines sexuales; otros celebran que en caso de ser verdad esas normas, la compañía de streaming haya tomado cartas en el asunto estableciendo bases para un entorno de trabajo más seguro.

Lo que sí ha sido confirmado es que Netflix ha brindado charlas y reuniones con su equipo de trabajo para hablar del acoso laboral, abuso sexual y demás conductas inapropiadas que han dado origen a movimientos como el #MeToo. Una de las primeras series de la plataforma en verse envuelta en tales conversaciones, por encontrarse en plena grabación por estos días en Londres, es la distópica Black Mirror, y se espera que ello se extienda a todas las creaciones venideras de la gran plataforma.