En la última campaña presidencial de Estados Unidos pudimos ver como la mayoría de los músicos norteamericanos estaban en contra de Donald Trump. A través de carteles que colgaban en sus redes sociales, mensajes, remeras y demás declaraciones dejaron bien en claro que Trump, no era su candidato.

Ahora, Donald Trump está organizando el evento para inaugurar su período como presidente y parece que se encuentra en un grave aprieto. El comité encargado de estructurar el número musical, no encuentran un músico que quiera tocar para él.

Inicialmente, se convocó a Elton John, quien ni siquiera representaría adecuadamente el evento porque, para empezar, es británico. Aunque como era de esperarse, el talentoso compositor rechazó la invitación. En un intento desesperado de Trump por “pagar lo que sea”, también se consideraron presentaciones de Justin Timberlake, Bruno Mars y Beyoncé, quienes exigían a cambio una cantidad de siete dígitos. Naturalmente, ninguno de estos artistas aceptaron, aún con la interesante oferta.

Parece que los norteamericanos estarán lejos de presenciar una ceremonia como la que se vivió con Obama: