Compartir

El imperio del ratón Mickey en el mundo del entretenimiento sigue expandiéndose a un ritmo imparable. Tal y como habíamos adelantado hace un tiempo, y motivados por superar el crecimiento de sus rivales (Netflix y Amazon) durante estos últimos meses, Robert Iger -el CEO de la empresa fundada por Walt Disney-, acordó con el magnate Rupert Murdoch -director ejecutivo y principal accionista de News Corp y 21st Century Fox-, la compra de gran parte de esta compañía de medios. La transacción se firmó esta semana y comprende no solo la adquisición de canales como FX y NatGeo, sino además los mega-estudios donde se realiza el rodaje de largometrajes como los de la saga X-Men, así como también los derechos de series tan emblemáticas y exitosas como Los Simpson. Lo que sí ha quedado por fuera del negocio fueron los derechos respecto de la programación informativa y deportiva de la Fox, que no serán cedidos a Disney.

El valor de dicha transacción fue de nada menos que $52.400 millones de dólares, con un precio estimado de $29,50 dólares por acción. Se trata de un paso determinante en la trayectoria de Disney que ya ha hecho públicas sus intenciones de lanzar en 2019 su propia plataforma de streaming de contenidos audiovisuales. En miras de ese plan es que ha decidido retirar de Netflix todas sus producciones y en lugar de ello, literalmente montarle competencia, para lo cual le será de gran utilidad tener a su disposición los estudios cinematográficos y las producciones compradas a la 21st Century Fox por medio del reciente contrato.

Más que una absorción empresarial casi total, se trata entonces de una suerte de alianza estratégica entre dos gigantes para repartirse el mercado de los medios. La intención es que queden en manos de Disney las principales creaciones del mundo del entretenimiento, mientras Fox se dedicará mayormente al rubro de las noticias y la transmisión de eventos deportivos.