Compartir

Amy Winehouse falleció el 23 de julio de 2011, a la corta edad de 27 años, producto de una intoxicación accidental con alcohol.

A más de seis años de aquel triste día para la familia y los fanáticos de la nacida en el área suburbana de Southgate, y para la música en general, Mitchell Winehouse, el padre de la artista, se sentó a hablar con el periódico The Sun y confesó que todavía siente la presencia de la cantante a través de una variedad de “sucesos extraños”.

“Tenemos nuestros momentos, particularmente en su cumpleaños, el 14 de septiembre. Es difícil”, le dijo Mitch al periodista Dan Wootton antes de confesar:

“Después de tres años, pensé que tal vez un día volvería en algún tipo de figura o forma, y ella regresa, no física, sino espiritualmente, todo el tiempo. No podría comenzar a decirte lo mucho que está cerca”.

Luego, Winehouse explicó: “Hay muchos acontecimientos extraños. Su espíritu viene y se sienta en el borde de mi cama. Sólo se sienta ahí y se parece a ella con su hermoso rostro. Me mira y yo le digo: ‘¿Estás bien?’, porque me pongo nervioso al estar ella ahí”. A pesar de sus tenebrosas experiencias, Mitch manifestó que “es reconfortante saber que ella está acá y conmigo”.

El padre de Amy también admitió que, poco después del deceso de su hija, él creyó haber sido visitado por el espíritu de la cantante en forma de un pájaro negro parecido al que la ganadora de seis Grammys se había plasmado en uno de sus brazos junto a la frase “Nunca cortes mis alas”: “La semana después de su muerte yo estaba en la casa de mi hermana y escuchamos este ruido sordo y un mirlo que parecía idéntico al tatuaje de Amy voló contra un vidrio. Fuimos, lo recogimos y lo pusimos en una percha. Sucedió por la noche, cuando las aves no vuelan, pero volvió y se sentó en mi pie”, contó Mitch al diario inglés. Acto seguido, continuó:

“Y luego lo volvimos a poner y vino, se sentó en medio de nosotros y cantó. Ahora veo mirlos todo el tiempo. Pensás, ‘Oh, es sólo un pájaro’, pero es ella. Estoy seguro de eso”.

Para finalizar su testimonio, Winehouse dijo: “Hay muchísimas cosas que me han sucedido que no puedo explicar”.