En Argentina, muchas decisiones sobre dónde destinar los fondos públicos generan debate, pero, ¿te imaginás al Gobierno haciendo una inversión de más de 20 millones de pesos en favor de la música techno? Aunque parezca una locura, eso está sucediendo en Berlín, ciudad cuya alcaldía se encuentra luchando para defender la legendaria escena electrónica nocturna.

Georg Koessler, legislador por el Partido Verde y, según él, un dedicado “clubber”, es uno de los abanderados del proyecto que podría ser aprobado tan pronto como hoy y que busca invertir un millón de euros en insonorización para algunos locales de la capital alemana, además de personal adicional para cubrir la exuberancia de los asistentes a las diferentes fiestas.

“La cultura techno le ha dado tanto a Berlín que usar algo de dinero de los contribuyentes para apoyarla es lo mínimo que podemos hacer”, dijo Koessler, de 32 años, quien agregó:

“Los políticos solían hablar de los clubes de la ciudad como algo agradable al margen. Pero, sorprendentemente, incluso nuestros oponentes en la CDU (la conservadora Unión Demócrata Cristiana) de repente sienten una gran pasión por este tema, al que llaman la ‘economía nocturna’”.

Por su parte, Lutz Leichsenring, vocero de la Comisión de Clubes, se encargó de dejar en claro que es importante que las nuevas propiedades y los lugares de música en la ciudad puedan “coexistir”, señalando:

“Seamos honestos, esa cantidad de jóvenes no vienen a Berlín los fines de semana porque hay buenos centros comerciales”.