El pasado domingo fuimos testigo de uno de los momentos más emocionantes y divertidos del mundial de fútbol que recién terminó y que tuvo como sede a Rusia. Nos referimos, por supuesto, a la irrupción de cuatro integrantes de la agrupación musical y militante Pussy Riot en el campo de juego.

Pues bien, las autoridades del país en cuestión no se tomaron ese incidente a la ligera y de hecho, las artistas fueron puestas a disposición de la justicia, sindicadas de “violar groseramente las reglas de comportamiento del espectador”.

La pena que les fue impuesta por ello, según reporta el portal ruso MediaZona, fue la máxima posible en un caso como ese y corresponde a pasar 15 días tras las rejas, así como fue vetada su asistencia a eventos deportivos por tres años.

En cuanto a la intención de su accionar, sabemos que las chicas buscaban protestar por la falta de libertades civiles básicas en su país, esto quedó claro en un comunicado que profirieron adjudicándose la interrupción del partido de la final que se disputaba entre las selecciones de Francia y Croacia. En dicho texto exigían los siguientes puntos:

1. La liberación de todos los presos políticos.
2. Que no haya encarcelación por dar un “me gusta”.
3. El fin de los arrestos ilegales en mítines.
4. Permitir la libre competencia política a nivel nacional.
5. No inventar acusaciones criminales y no encarcelar individuos sin ninguna razón válida.
6. Transformar al policía terrenal en el Policía Celestial (se trata de una metáfora que hace referencia a un poema de Dimitri Prigov).

De todos modos, también se dio a conocer por medio de las redes sociales que las cuatro mujeres tras ser atrapadas tuvieron que pernoctar en un establecimiento policial, y en el mismo carecían de condiciones básicas para dormir, limpiarse o comer. Al día siguiente, fueron llevadas frente a la corte de Khamovnichesky, en Moscú, y una vez allí pudieron brindar sus declaraciones orales. Un par de días después, se conoció su condena.

Pero el conjunto feminista en cuestión no se ha quedado de brazos cruzados y, pese a la sentencia, aprovecharon toda la atención mediática para publicar una nueva canción titulada Track About Good Cop, tal sencillo de sonido electrónico está acompañado por un colorido videoclip protagonizado por policías que bailan en vez de reprimir. En su letra mencionan:

“Vos y yo estamos bailando, no somos policías. El policía y yo, hemos convertido enemigos en un dúo”.

Te invitamos a disfrutar de la audaz pieza audiovisual a continuación: