Compartir

Le tomó un poco más de tiempo que a su amigo Paul McCartney, pero por fin llegó su turno: a los 77 años de edad, Ringo Starr fue nombrado Miembro de la Orden del Imperio Británico debido a su contribución a la historia de la música inglesa y mundial.

Ringo, cuyo nombre real es Richard Starkey, aceptó el reconocimiento 21 años más tarde que McCartney y casi 53 años después de que The Beatles recibieran el mismo título honorario.

La ceremonia de nombramiento estuvo a cargo del Príncipe William, Duque de Cambridge, y tuvo lugar esta mañana en el Palacio de Buckingham. Además del mencionado baterista, otros de los homenajeados fueron Barry Gibbs, vocalista del grupo Bee Gees; el actor y músico Hugh Laurie; Michael Morpurgo, autor del libro War Horse; el actor Matt Henry y el dramaturgo Peter Nichols, entre muchos más

En un intercambio con la BBC, Starr dijo:

“Significa mucho en realidad. Significa un reconocimiento a las cosas que hemos hecho. Estaba muy contento de aceptar esto”.

Luego, Ringo comentó sobre los dichos de Lennon que aseguraban que, en 1965, los Fab Four estaban tan nerviosos por la ceremonia de nombramiento que se escabulleron hasta el baño del Palacio para fumar un cigarrillo. “¿Quién dijo eso?”, preguntó Ringo entre risas. “No voy a permitir que ese rumor continúe”, siguió.

Por otra parte, el originario de Liverpool contó que, previo al evento de esta mañana, se reunió con McCartney en Beverly Hills para comer y dialogar: “La semana pasada, Paul y yo cenamos juntos en Los Ángeles y estábamos hablando desde nuestro comienzos en Liverpool hasta esto. ¡Es una locura!”. Sobre qué consejo le dio su amigo, Starr reveló: “Dijo que siguiera sonriendo”.

El músico también se mostró dubitativo sobre el uso que le dará a la medalla: “No lo sé todavía. Es nueva y no sé cómo se usa correctamente”. Ante esta declaración, el periodista Colin Paterson dijo: “Pero espero que la utilices”, a lo que Ringo contestó: “Me la voy a poner en el desayuno”.