Uno de los iconos que popularizó el estilo gótico, Robert Smith, el frotman de The Cure, ha decepcionado a bastantes fans del estilo. Ha sido en una entrevista con Time Out que Smith ha admitido que su marcado estilo gótico es sólo una elección estética para el escenario pero que nada tiene que ver en su vida diaria.

Llegando a la entrevista de Time Out, Smith se maquilla por primera vez en 18 meses, para mantener el ya reconocido personaje, pero cuenta que este estilo nació como puesta en escena cuando él tocaba con Siouxsie And The Banshees, que apenas empezaban a surgir los góticos. Explicó:

“El gótico era como una pantomima para mí. Nunca tomé en serio toda su cuestión cultural”.

Cuando el periodista lo increpa diciendo que ya es un icono gótico y que lo ha sido por más de 35 años Smith insiste:

“Es sólo una cosa teatral. Es parte del ritual de subirse al escenario. Además hay una razón prosaica: tengo rasgos pocos definidos y una piel naturalmente muy pálida. No en este momento porque ayer me quedé dormido al sol, muy poco gótico”.

Y agrega que todas las personas góticas que ha conocido han sido muy buenas y agradables pero que nunca le ha gustado la música catalogada como gótica.

Para muchos será una gran desilusión que su ídolo oscuro no tenga nada que ver con la cultura gótica y que sólo lo utilice como “disfraz”, pero, ¿quién puede contradecir a Robert a sus casi 60 años?

El cantante se encuentra promocionando el festival Meltdown, del cual ha sido curador y que incluye bandas como Deftones, My Bloody Valentine, Placebo y Nine Inch Nails.