En Black Beer, su primer disco, tocó y grabó todos los instrumentos casi sin salir de su pieza. Sin producirlo demasiado y sin expectativa alguna, lo colgó en Facebook para descubrir, pocos días después, que el material cosechaba miles y miles de reproducciones. Muy influenciado por Tame Impala y Pond, el disco consiguió la identificación de quienes gozan del rock alternativo anglosajón: la sorpresa fue que ese sonido llegase, esta vez, desde el interior de nuestro país.

Barfeye es en realidad Ramiro Hernández, un rosarino de 19 años que hoy publicó su segundo disco, Elizabeth’s Fears, simultáneamente en formato físico y digital. A principios de año, en diálogo con Indie Hoy, el músico había comentado: “Black Beer es una milanesa recalentada y el nuevo disco es un pato a la naranja en el restaurante más caro de Francia. Está bien hecho”, en referencia a que este segundo álbum eleva el nivel de producción, con un sonido que le hace más justicia a sus composiciones.

Acompañado de un grupo de músicos (distinto al que lo acompañó en sus anteriores presentaciones) que emulan todo lo que desarrolló en solitario, el joven girará por México durante julio y agosto, y luego presentará formalmente el disco en su ciudad natal. Producido enteramente de manera independiente, el disco está disponible desde hoy en todas las plataformas digitales, además de conseguirse en formato físico en las disquerías de Rosario y Buenos Aires.