Compartir

Después que en la última entrega de los Premios Grammy se criticara que solo una mujer lograra llevarse una estatuilla de los premios principales, el presidente de la Academia de Grabación (institución detrás de los Premios), Neil Portnow, dijo en diálogo con Variety que “las mujeres que tienen creatividad en su corazón y alma, que quieren ser músicos, que quieren ser ingenieras, productoras, y parte de la industria en un nivel ejecutivo, necesitan dar un paso adelante porque pienso que serían bienvenidas”. Esos comentarios fueron ampliamente rechazados con el correr de los días, e incluso un grupo de abogadas y managers pidieron la renuncia del presidente en una carta abierta.

Hoy, la Academia de Grabación recibió una nueva carta abierta, esta vez firmada por ejecutivas de alto rango de sellos como Universal Music Group, Atlantic Records, Epic Records, Roc Nation y Sony Music.

Si bien no piden la renuncia de Portnow, en su carta dicen que:

“La Academia de Grabación lamentablemente no tiene tacto con la música de hoy, con la industria musical, y aún más significativamente, con la sociedad. Los comentarios de Portnow no son un reflejo de algo inarticulado en una entrevista aislada, sino de un problema emblemático mucho mayor con la organización de la Academia como conjunto en lo respectivo a asuntos de inclusión en todos los datos demográficos”.

Después de la mencionada entrevista, Portnow se arrepintió y anunció que reverían “todos los aspectos que llevan a cabo como organización para superar explícitamente las barreras que impiden el avance femenino en la comunidad musical”. Fiona Apple, Haim, entre otras artistas, lo defenestraron. Lorde, por su parte, publicó un comunicado dirigido a sus fans que le hicieron el aguante en medio de la polémica.