La serie que marcó un hito en los últimos años, podría no ser tan original como pensamos: los hermanos Duffer, creadores de Stranger Things han sido demandados por plagio. Si bien el exitosísimo show televisivo utiliza el recurso de hacer referenciar a películas y shows ochenteros, esta vez parecen haber ido mas allá de la influencia o el “homenaje”.

El productor Charlie Kessler alega que los exitosos hermanos habrían robado la idea para su show sobrenatural de su corto llamado Montauk. Este film, que fue estrenado en 2012 e incluso ganó un premio en el Festival Internacional de Cine de Hamptons, trata justamente de experimentos secretos a cargo del gobierno, un concepto central en el argumento de Stranger Things.

Según Kessler, en 2014, él y su agente presentaron el proyecto Montauk a los hermanos Duffer con la propuesta de extenderlo como serie televisiva (The Montauk Project), pero, al parecer no hubo ningún tipo de interés de parte de estos. En abril de 2015, Netflix anunció la serie de los hermanos Duffer bajo el título Montauk, lo que eleva las sospechas.

Luego de ver el estreno de Stranger Things en 2016, Kessler se llevó una sorpresa no grata y reclama que su idea original ha sido plagiada. Por eso pide dinero y la destrucción de todo el material que fue robado de su concepto original.