Para nadie es un secreto cada vez menos gente mira The Walking Dead. Es un tema desafortunado que ha servido para bromas de todo tipo, pero que se apoya en cifras reales.

Algunos especulamos que esta serie le sucedió lo mismo que a Grey’s Antomy, pese a las profundas diferencias entre las tramas de ambas producciones. Pero quizá abusaron demasiado de matar personajes queridos y darle demasiados giros crueles a la historia. Si no es eso, la verdad es que resulta en todo caso difícil explicar este fenómeno.

Esta vez los bajos niveles de audiencia se evidenciaron con la cantidad de espectadores que tuvo el final de la octava temporada, que fue de 7,9 millones de personas, la cual es la cantidad más baja desde el final de su primera temporada, que fue entonces de 6 millones.

A lo anterior se suma el hecho de Steven Yeun, quien interpretaba al carismático y heróico Glenn, asesinado brutalmente al comienzo de la temporada pasada, contestó lo siguiente en una entrevista con The Hollywood Reporter cuando le preguntaron si ha seguido esta temporada para ver qué pasa con Maggie (su esposa en la ficción):

“Oh, no he estado viendo televisión ¿Es tan malo? He visto algunos episodios por ahí pero más que nada he estado trabajando. Aún hablo con todos mis amigos y ellos me mantienen informado. Pienso que las amistades son más importantes, así que ha sido agradable”.

En esa misma entrevista el artista hablo de sus planes presentes y de su participación en filmes con raíces coreanas como él, así como la situación de los inmigrantes en los Estados Unidos y su aprendizaje con esa materia.

Lo cierto es que algunos encuentran un tanto gracioso el hecho de que ni los ex miembros del elenco presten mucha atención al devenir de The Walking Dead y otros se preguntan por cuánto tiempo más podrá mantenerse en el aire dicho programa. Todo ello, teniendo en cuenta lo competitivo que se ha vuelto el mercado de la pantalla chica.