Compartir

El pasado mes de noviembre, Uma Thurman compartió en Instagram una imagen acompañada de un texto en el cual la actriz se mostraba enojada y dejaba en claro que también pertenecía al grupo de mujeres acosadas y abusadas por el productor hollywoodense Harvey Weinstein, con quien la también modelo tuvo una relación profesional al estar involucrado en la realización de películas como Pulp Fiction y Kill Bill.

Ahora, en un extenso artículo publicado por The New York Times y titulado This Is Why Uma Thurman Is Angry (Por esto Uma Thurman está enojada), la nacida en Boston se explayó sobre el tema, disparando, no sólo contra Weinstein, sino también contra el director Quentin Tarantino.

Sobre el ex dueño de la productora Miramax, Uma dijo que su primer ataque tuvo lugar en una suite del Savoy Hotel en Londres algunos meses después del estreno de Pulp Fiction:

“Fue como un batazo en la cabeza. Me empujó hasta tumbarme. Intentó abalanzarse sobre mí. Intentó exponerse a sí mismo. Hizo todo tipo de cosas desagradables. Pero en realidad no se esforzó, así que terminé como un animal que se escabulle, como un lagarto”.

Luego de este incidente, Weinstein intentó disculparse con Thurman enviándole flores. La respuesta de la actriz fue confrontarlo, a lo que el productor retrucó amenazándola con terminar con su carrera.

Años después, la nominada al Oscar por su papel de Mia Wallace en Pulp Fiction, volvió a encontrarse con Weinstein en el set de Kill Bill. Sin relación alguna, ambos sólo compartieron pocos momentos. Entre ellos, un after party luego del Festival de Cannes en la que Thurman le contó a Tarantino sobre lo ocurrido tiempo atrás, lo que produjo que el director fuera a confrontar al productor y que este último separara a Uma del resto de los invitados para volver a disculparse.

Sin embargo, a pesar de haberla defendido en aquella oportunidad, la ex esposa de Gary Oldman y Ethan Hawke también disparó contra Quentin debido a un incidente en el set de Kill Bill en que la actitud del director no fue muy agradable.

En este caso, el abuso de poder se dio en México, cuando Tarantino insistió en que Uma manejara un auto para una escena en lugar de un doble de riesgo y a pesar de que habían anunciado que el vehículo no era seguro.

“Quentin vino a mi tráiler y no le gustó oír la palabra ‘no’, como cualquier director. Estaba furioso porque les había costado mucho tiempo. Pero estaba asustada. Me dijo: ‘Te prometo que el auto está bien. Es un camino recto. Tienes que llegar a 40 millas por hora o tu cabello no saldrá bien y tendrás que volver a hacerlo’. Pero estaba metida en una caja de la muerte: el asiento no estaba atornillado correctamente. Era un camino de arena y no era un camino recto”, relató Thurman, quien terminó estrellándose con el auto. “El volante estaba en mi vientre y mis piernas estaban atascadas debajo de mí”, continuó Uma y confesó:

“Sentí este dolor abrasador y pensé: ‘Dios mío, nunca volveré a caminar’”.

Tarantino y Weinstein se negaron durante años a entregar el video del accidente, pero cedieron 15 años después, una vez que Thurman los amenazó con acudir a la policía.

La actriz finalizó el reportaje declarando:

“Harvey me agredió, pero eso no me mató. Lo que realmente me atrapó del accidente fue que fue un tiro barato. Había pasado por tantos aros de fuego en ese punto. Siempre había sentido una conexión con el bien común en mi trabajo con Quentin y la mayor parte de lo que permití que me ocurriera y lo que yo participé fue como una horrible lucha de barro con un hermano muy enojado. Pero al menos yo tuve algo que decir, ¿sabés? Personalmente, me ha llevado 47 años dejar de estar enamorada de personas que son malas contigo. Tomó mucho tiempo porque creo que, como niñas, estamos condicionadas a creer que la crueldad y el amor de alguna manera tienen una conexión y que es como el tipo de época del que necesitamos evolucionar”.

Podés leer la nota completa haciendo click acá.