Compartir
Foto: Matías Altbach

Ayer te contábamos del incidente que hubo sobre la tarima durante uno de los más recientes shows de Foo Fighters. Días después del mencionado momento, Dave Grohl y los suyos tuvieron que hacerle frente a otro incómoda situación en medio de un concierto en el Bridgestone Arena de Nashville, en su país natal.

A mitad de la velada, el grupo invitó al escenario a Little Fonzie, un chico venezolano de ocho años que subió a ocupar el lugar de Taylor Hawkins tras la batería.

Luego de varios minutos siendo el centro de la atención debido a sus innegables dotes musicales, Little Fonzie se mostró sin ninguna intención de detenerse, lo que llevó a Grohl a tomar el micrófono y manifestar:

“Little Fonzie sigue… ¿Puedo recuperar mi concierto?”.

La determinación del pequeño a no parar produjo que Dave estallara de la risa y que, momentos después, solicitara la ayuda del padre del niño para poder seguir con el show. Acto seguido, Fonzie prosiguió a dejarle su lugar a Hawkins, pero no tuvo mejor idea que dirigirse al centro del escenario, donde interactuó con Grohl antes de bajar.

Podés darle play al divertido momento a continuación: