Foto: Matías Altbach

En general, cada vez que los científicos recomiendan algún hábito para alargar nuestra vida o vivirla mejor, suelen ser tediosas rutinas o cambios difíciles de lograr que atentan contra nuestros placeres. Bueno, esta vez no, todo lo contrario.

Un reciente estudio científico liderado por el estadio londinense O2 y Patrick Fagan, científico experto en comportamiento, ha demostrado que la asistencia a un show en vivo cada dos semanas mejoraría la salud de las personas y podría alargar nuestra vida hasta nueve años. Esto se explica con la lógica de que la música incrementa el sentimiento de bienestar, de autoestima y de cercanía con el otro; así, según este estudio, habría una relación directa entre la asistencia periódica a shows musicales y el bienestar en las personas.

Según Fagan, mediante pruebas psicométricas y análisis de los latidos del corazón, se demuestra que con tan solo con 20 minutos de show cada dos semanas aumentamos nuestro bienestar en un 21% y por ende la longevidad. No vale escuchar música en casa, es el evento en sí lo que proporciona las mejoras en la calidad de vida.

¿Deberemos dejar el yoga y los buenos hábitos para dedicarnos a asistir a conciertos? ¿O será un estudio engordado como estrategia de marketing del O2? Por las dudas, vamos a ponerlo en práctica.