George Harrison es sin dudas uno de los guitarristas más emblemáticos de la historia, no solo por su forma de tocar tal instrumento, sino por todas las circunstancias que rodearon su carrera artística que lo llevó al máximo estrellato junto a los Beatles.

Pues bien, a varias décadas de su muerte, el fanatismo por su figura, lejos de decaer, ha seguido en crecimiento, y una muestra de ello es que en una subasta pública que ocurrirá el próximo 12 de septiembre en el Reino Unido se incluirá la guitarra modelo Maton Mastersound MS-500 que el artista en cuestión tocó durante el verano de 1963.

Los Beatles en 1963

Con ella, Harrison se presentó en el recordado último recital de los cuatro fantásticos en el Pub The Cavern, en Liverpool. La razón por cual usó durante un tiempo dicha guitarra y no la que habitualmente lo acompañaba es que su instrumento de siempre estuvo en reparación por esas semanas. De cualquier manera, el precio base de la subasta del citado objeto será de 336.891 euros, según reporta Gardiner Houlgate.

Lo cierto es que también se incluirán en la mencionada subasta otros elementos que pertenecieron a George, como unos lentes de sol, así como algunos equipos sonoros de bandas como Pink Floyd. De hecho, en tal evento se pondrán a la venta un total de más de 500 preciadas posesiones de las más importantes bandas de rock del siglo pasado.