Los shows de Foo Fighters suelen quedar en la memoria de los fanáticos de Dave Grohl y compañía por motivos relacionados a la música, la adrenalina y el espectáculo, pero uno de los más recientes conciertos de la banda quedó manchado después de que un hombre asaltara sexualmente de una joven de 23 años.

El domingo por la noche los Foo se presentaron en el Wrigley Field de Chicago, la casa de los Cubs de la Major League Baseball. Fue durante este evento que el hombre, aún prófugo y descrito por la policía local como un masculino blanco, de entre 30 y 45 años, aproximadamente 1,80 de alto y entre 90 y 100 kilos, atacó a su víctima en uno de los baños del estadio.

Según le contó la mujer al Departamento de Policía de la ciudad de los vientos y replicó el Chicago Tribune, el hecho ocurrió alrededor de las 21:30 cuando la joven se encontraba realizando la fila para comprar comida y el hombre la tocó.

Siempre acorde al citado medio, en ese momento, la víctima dejó la fila, caminó hacia un baño químico e ingresó en él seguida por el depravado atacante, quien entró detrás de ella antes de que pudiera cerrar la puerta. Adentro, el delincuente agarró a la mujer del cuello y golpeó su cabeza contra la pared del orinal.

Acto seguido, la muchacha se dirigió a un puesto de enfermería donde informó el incidente antes de que llamaran a la policía y la trasladaran a un hospital en una ambulancia privada.

Julian Greene, representante de los Chicago Cubs, manifestó a través de un comunicado:

“Estamos utilizando todos los recursos disponibles para ayudar a las autoridades a identificar y arrestar al sospechoso, y estamos trabajando con [el Departamento de Policía de Chicago] para abordar el asunto rápidamente. Alentamos a cualquier persona que pueda tener información para que se comunique con la policía”.

Sumado a esto, Greene también anunció más seguridad para el segundo show que los Foo Fighters dieron en el Wrigley Field ayer por la noche:

“Estamos aumentando el personal de seguridad en el área de baños portátiles, así que tenemos una presencia visual fija para monitorear a los invitados que entran y salen de los baños”.

“La seguridad de los asistentes es primordial en Wrigley Field y aprovechamos todas las oportunidades para garantizar la seguridad de nuestros huéspedes, incluida la revisión rutinaria de nuestros protocolos y procedimientos de seguridad con la policía”, sentenció el portavoz.