Verne Troyer, el actor de tan sólo 81 centímetros de altura mejor conocido por su papel de Mini-Me en la segunda y tercer película de la serie de Austin Powers, fue hospitalizado en Los Ángeles para una evaluación de, al menos, 72 horas.

Según le contó una fuente cercana a la situación al medio TMZ, un amigo de Troyer llamó a la policía el lunes alrededor de las 19:30 (hora de LA) argumentando que el actor estaba extremadamente molesto, ebrio y con una actitud suicida. Luego de que los policías y los paramédicos del departamento de bomberos acudieran a la escena, Verne fue transportado a un hospital por una posible intoxicación alcohólica.

A su vez, The Blast informó que el oriundo de Sturgis, Michigan fue ubicado en un asimiento psiquiátrico involuntario, instituido típicamente cuando se considera que un paciente es “un peligro para sí mismo y/o para los demás”.

Por su parte, los cercanos a Troyer compartieron una foto en la cuenta de Instagram del actor en la cual se lee:

“Les pedimos que mantengan a Verne en sus pensamientos y oraciones. Está recibiendo la mejor atención posible y está descansando cómodamente. Apreciamos el apoyo de familiares, amigos y fanáticos de todo el mundo. Lo mantendremos actualizados acá”.

En el pasado, Verne Troyer ya había sido hospitalizado por su adicción al alcohol y había reconocido públicamente su lucha contra la bebida. “Como saben, he batallado contra la adicción al alcohol en el pasado y aunque no siempre ha sido una lucha fácil, estoy dispuesto a continuar peleando día a día”, escribió en Facebook el año pasado.