xavier-dolan

El joven director canadiense de 26 años Xavier Dolan se encontró indignado con la decisión de Netflix Reino Unido por haberle cambiado el formato de la pantalla en una de sus películas.

Se trata del último film grabado por Dolan, Mommy, estrenada en 2014 y ganadora del premio del Jurado en el Festival de Cine de Cannes. Esta cinta está contada en un formato cuadrado de 1:1, aunque en una de las escenas claves cambia a 1:85, agrandando así la pantalla y dando la sensación de apertura de la historia, momento fundamental de la narración.

Mommy

Dolan, enojado con la situación de que Netflix eliminó el formato original de su película, publicó una carta en Twitter donde afirma que no tienen ningún derecho a eliminar algo que, defiende, es muy importante para enfatizar la fuerza dramática de la historia. “¿Quién le ha otorgado a ustedes el derecho de modificar mis decisiones? ¿Han reflexionado el impacto de estas decisiones sobre mi película y sobre el público?”

A continuación pueden ver la carta completa y ver la escena en cuestión:

Estimado Netflix Reino Unido

Pude ver, gracias a los tweets de usuarios atentos, que están transmitiendo mi película Mommy en una forma algo tergiversada, ya que se le altera la proporción de presentación. Lo que afecta en mayor proporción a una de las escenas claves en la que la proporción cuadrada 1:1 momentánea, se cambia por un a 1:85, de angosta pasa a más ancha. Al no respetar tal decisión, le quitan el contenido emocional a la escena y no consideran el sentimiento de opresión social que es fundamental en la narración y que se expresa con tal proporción. Además los créditos aparecen recortados.

¿Quién les ha otorgado el derecho de alterar mis de decisiones? ¿Y qué tan competentemente han reflexionado en el impacto de estas decisiones sobre mi película y el público? Me es difícil imaginar que el distribuidor local de esta película les haya otorgado tal licencia sin habérmelo consultado antes e incluso así, me habría impresionado su falta de criterio. ¿Quién, entre ustedes y yo, es el responsable por esta mala decisión? La que asumo, tomaron para intentar evitar cualquier posible confusión por parte de los espectadores o algún miedo que ustedes sintieron que debían apaciguar, con lo que también pasarían a llevar la inteligencia de la audiencia y la naturaleza de la película.

Ustedes no dirigieron esta película. Ustedes no escribieron esta película. Ustedes no produjeron esta película. Así que ¿puede alguien o algo, a excepción de mí, justificar la libertad que se tomaron sobre mi trabajo? No.

Ustedes, a menos de que se les pida, debieran ajustarse a ser una plataforma que exhibe el trabajo de directores que nunca han interferido con sus labores de transmisión en línea. Pueden retocar y ajustar sus propios contenidos como quieran, pero no toquen mi película. Déjenla como es o quítenla. La gente es más inteligente de lo que se imaginan.

Mis mejores deseos,

Xavier Dolan.