Compartir

Durante 1968, en pleno apogeo del movimiento hippie, The Beatles publicaron una icónica película animada titulada Yellow Submarine, al igual que su contagiosa canción. En tal cinta se resumía a la perfección el espíritu de toda una generación y se rendía tributo a la trayectoria de la banda hasta aquel momento.

Ahora, la buena noticia para sus seguidores en la actualidad es que según reporta la revista Rolling Stone, el psicodélico largometraje volverá a las salas de cine estadounidenses durante julio de este año. De cualquier forma, dicha determinación fue tomada para conmemorar el aniversario número 50 de esta obra.

Lo mejor de todo es que, por supuesto, se tratará de una versión mejorada a nivel visual y sonoro. Todo ello gracias a que la producción en cuestión fue restaurada de manera manual, cuadro por cuadro, y ahora se podrá apreciar en calidad 4K con resolución digital. Su soundtrack fue asimismo remixado en el formato 5.1 stereo sound en los legendarios estudios de Abbey Road por el ingeniero Peter Corbin.

Una curiosidad acerca de este filme es que si bien los “fantásticos cuatro” no prestaron sus voces para sus personajes, sino que se contrataron actores profesionales para esa tarea, sí participaron directamente con la famosa banda sonora y en la secuela grabada en formato de vida real que cierra esta película.

Otro dato interesante para los seguidores de la agrupación es que se anunció que pronto estará a la venta una adaptación en formato comic book inspirado en la historia del submarino amarillo. El mismo saldrá gracias a la asociación de la corporación Apple de The Beatles con Titan Comics, el encargado de llevar adelante esa iniciativa es el editor de MAD Magazine, Bill Morrison. La fecha de lanzamiento aunque no ha sido anunciada, será dentro de los próximos meses. También habrá que ver si la decisión de que la cinta antes mencionada regrese a la gran pantalla es extendida a las salas de cine latinoamericanas. Esperemos que sí.

En todo caso, recordemos que no todos son tan amantes de la música de estos británicos, puesto que hace poco Julian Casablancas mencionó que tuvo la suerte de que nunca le gustaron, y del mismo modo Quincy Jones los criticó duramente llamándolos “los peores músicos del mundo”.