Compartir

La banda que en 2015 tuvo que cancelar su gira sudamericana debido a motivos de salud su vocalista Yannis Philippakis, regresó a Argentina para saldar la deuda. Ahora con un nuevo álbum de estudio bajo el brazo: What Went Down, en el que trabajaron junto a James Ford, productor de los Arctic Monkeys.

A las 21 hs puntual Foals salía a escena en un Groove colmado, con localidades agotadas desde hace tiempo. “¡Qué onda guachos! Los extrañamos” decía Yannis Philippakis y el fuego se desataba. Primero con “Snake Oil“, después con “Olympic Airways” y para completar la tríada asesina, el bailable “My Number” de su álbum Holy Fire (2012). La sensación de tensión en el clima que se vivía me recordaba al de alguna buena película en la que sentís que en cualquier momento algo está por suceder.

foals_matiascasal-2a
Foto: Matías Casal
foals_matiascasal-4
Foto: Matías Casal

Luego fue el momento de bajar un poco la potencia y siguió con “Blue Blood” y dos de los sencillos de su último álbum: “Give It All” y “Mountain At My Gates“. A esa altura del show Philippakis ya tiene todo controlado: intercala riffs de guitarra con baile mientras agita al público y hasta se zambulle en él, como en “Providence” en donde grita “I’m an animal just like you” mientras es trasladado sobre un océano de cabezas.

A la potencia de su líder, se acoplan Jack Bevan agitando desde la batería, Jimmy Smith ejecutando cada progresión rítmica en la guitarra a la perfección, Walter Gervers en el bajo/coros y por último, Edwin Congreave en los teclados. Este engranaje conforma una pieza de indie/math rock que estalla de potencia.

foals_matiascasal-7
Foto: Matías Casal

Le siguen “Spanish Sahara” y “Late Night“, dos temas que van en in crescendo. Al igual que su show, y al igual que su carrera que pareciera no tener techo por el momento. A continuación suena el grandilocuente y explosivo “A Knife In The Ocean” que da paso a “Inhaler“, ese tema en el que no se entiende como hace Philippakis para conservar sus cuerdas vocales intactas luego de ese estribillo arrollador.

Luego de un break, la banda regresa al escenario para hacer estallar en mil pedazos toda esa tensión que se fue creando a lo largo del show y gritar todos juntos al unísino: “When I see a man, I see a lion” una y mil veces. Les puedo asegurar que vivir este tema en vivo es una experiencia sensorial extraordinaria. A continuación “Cassius” y “Two Steps Twice” para despedirse con una furiosa jam mientras Philippakis se subía a las barandas del primer piso para luego lanzarse al público.

foals_matiascasal-6
Foto: Matías Casal
foals_matiascasal-1a
Foto: Matías Casal

Con el lanzamiento de su último álbum What Went Down (2015), Foals se ha posicionado como una de las bandas más importantes de la escena del rock tanto en el Reino Unido, como en el mundo entero, siendo cabeza de cartel de festivales como Coachella, Reading y Leeds. Quizás esta haya sido la última oportunidad de haberlos visto tocar en un lugar cerrado, así que celebro enormemente poder haber estado ahí y compartir ese fuego que transmite Foals en vivo.

Setlist:

Prelude
Snake Oil
Olympic Airways
My Number
Hummer
Blue Blood
Give It All
Mountain At My Gates
Providence
Spanish Sahara
Red Socks Pugie
Late Night
A Knife In The Ocean
Inhaler
What Went Down
Cassius
Two Steps Twice

foals_matiascasal-12b
Foto: Matías Casal
foals_matiascasal-14
Foto: Matías Casal
foals_matiascasal-9
Foto: Matías Casal
foals_matiascasal-5
Foto: Matías Casal