[slider]
[pane]Russian Red[/pane]
[pane]Russian Red[/pane]
[pane]Russian Red[/pane]
[pane]Russian Red[/pane]
[pane]Russian Red[/pane]
[pane]Russian Red[/pane]
[pane]Russian Red[/pane]
[/slider]

Quiero comenzar esto en retrospectiva. Al finalizar el show que dio la española Russian Red en Niceto Club (el 7 de octubre último) pudimos intercambiar algunas palabras acerca de este y me dijo que lo sintió sucio en cuanto al sonido. Cosa cierta y que fue mejorando el reverb a partir de la mitad del recital. Pero para el contexto en que ahora se mueve Lourdes Hernández, creo que fue especial ese tipo de presentación que me hizo pensar en los primeros conciertos del post-rock, donde lo que importaba la mayor parte de las veces era el espíritu que se plasmaba en la performance, donde a pesar de no escucharse bien la voz (tapada en su mayor parte por los instrumentos y el ruido electrónico), irradiaba en el público. De ese modo lo sentí y lo sintieron los presentes: es que la sola presencia de este ícono del indie español brilla cual sol en noche primaveral.

La apertura de la noche fue a cargo de la banda local Una Fabrica, quienes aprovecharon la ocasión para tocar algo de su próximo disco Nuevas Reglas como “Principiantes”, “Canción Deforme” o “Control”, todo eso en media hora.

Pasadas las 22 horas apareció Lourdes Hernández con un vestido rojo para dar inicio al show con un juego vocal onírico, con el reverb de su nuevo estilo de su disco Agent Cooper (2014, Sony Music). La canción elegida es “Neruda“, antes de aparecer la banda que la acompaña esta vez y entre los que se encuentran Brian Hunt (Templton) y Juan Diego Gocalves (Tuya), quienes ya acompañaron a la española en el recital del 2013 realizado en el Boris Club. Le sigue un poco más arriba “Stevie J” y da un paso atrás con “Everyday Everynight” de su anterior trabajo. Un tímido “muchísimas gracias” sale de la boca de la madrileña y da paso a la hipnótica “Michael P” y le sigue la entrecalmada “William”. Vuelve al trabajo anterior, pero con el tono del nuevo, con “The Sun The Trees” y luego de un “wow” y otras palabras al público, continua con “Casper”.

El sonido va en mejora a partir de que agarra el micrófono inalámbrico, que en palabras de ella “Me gusta usarlo cada vez que canto esta canción”, que es “Fuerteventura”, la cual es convertida en un rock cabaret. Vuelve al comienzo de todo con “Walls Are Tired” de I Love Your Glasses (Eureka, 2008), la que además abrió su recital del año pasado y en la cual ya denotaba su nuevo estilo. Sigue en su primer disco al cantarnos el primer destacado de este, “Cigarettes” y que en los oídos de los más fans (como el que escribe) no pasó desapercibido ese sonido onírico del comienzo de esta versión revisitada. Nos dice luego, de forma cálida, que dará un cover: el elegido es “Bitch” de Meredith Brooks. Reinventa “I Hate You but I Love You” y supuestamente acaba el show con “John Michael” pero solo es un receso entre aplausos para dar paso al bis.

Antes de comenzar con otro cover, revisita un poco más su primera vez en la Argentina (que fue en el Ciudad Emergente del 2009), donde cantó la canción original de esta versión en español de The Magnetic FieldsAll My Little Words”: “Todas mis palabras“, castellanizada por Los Campos Magnéticos. Y es en medio de ese concepto que dice “Somos de mundos opuestos, por eso nos atraemos” y es esto la referencia al ser del otro hemisferio. Y como es que ella quiere de tal forma a sus fans desconocidos que termina el recital con la banda sonora de Habitación en Roma: “Loving Strangers”.

Fotos por Julieta Feresin: Sitio | Facebook
Vídeos por Oh Bel
Agradecimientos a Produce Crack