Una nueva edición del Ciclo Asteroide rompió el cascarón de un enero vacío en la ciudad. La noche emanó verano y transpiró electropop. Gativideo, Juan Ingaramo y De La Rivera armaron un paquete prolijo y potente para la noche del viernes en el Konex.

El centro cultural de Sarmiento 3131 ofreció entretenimientos para los tiempos de espera. Mesa de ping pong y maquinitas multijuegos que proponían un Mortal Kombat, un Wonder Boy, Street Fighter, o Snow Bros, entre otros. Los añejos videojuegos fueron una de las atracciones de la velada.

Otro de los puntos fuertes se inició cuando apareció Gativideo y activó el teletransportador a la década del ’80. Renzo Montalbano (guitarra, teclado y voz), Ignacio Fischman (guitarra y voz), Juan Pablo Fenu (bajo) e Ignacio “Limo” Morelli (batería) son veinteañeros y hacen música disco funky bizarra y bailable.

Camisas animal print al pecho, pantalones ajustados de bota ancha y anteojos ochentosos fueron el denominador común de los pibes que tocaron los temas de su demo Gatividemo y el single-hit “Bruce Willis“. También presentaron dos canciones nuevas que serán parte de su LP próximo a salir. “Fischman, mostrá un huevo” incitaron desde el público. “Ojo que es feo, tiene cara de Menem”, respondió el violero. Fueron 40 minutos cargados de baile vintage en la Sala de las Columnas.

En segundo lugar llegó Juan Ingaramo para empapar de pop suave el ambiente. Esta vez los ’80 quedaron detrás y las vestiduras y el sonido mutaron hacia lo millenial. El cordobés abrió con “Comodín“, de su disco Músico (2016), y alternó con canciones de Pop Nacional (2014).

Las revoluciones se elevaron con “Hace calor“, hit del verano que será parte de su próximo disco: “tengo la canción que puede cambiar mi vida”, dice el tema que fue uno de los más bailados. A su lado, EMME, menos conocida como Mariela Vitale, erizó algunas pieles cuando se acercó al micrófono. La corista es el sostén que potencia el sonido de Ingaramo.

Juan Ingaramo – Foto: Florencia Panunzio

Para cerrar la noche, también desde Córdoba, llegaron los De La Rivera con un auto que casi los deja en la ruta. “Llegamos de pedo porque el auto no arrancaba”, dijo Gastón Pérez Rivera (voz y guitarra). Los de Villa María propusieron un look más brunomarsístico y amenizaron con su pop funk para seguir con la corriente de la música bailable. La banda que completan Lucas Rivera (teclados), Tommy Rivera (guitarra y bajo) y Jorge Tacca (batería) arrancó con uno de su último disco, “Súbete a mi disco” de Family Game (2015). También tocaron “Fantasía” -tema que una agencia de viajes de San Juan les había robado descaradamente-, “Aniversario” -grabado junto a Emmanuel Horvilleur– y repasaron temas de su anterior trabajo Cassetera (2013). Sobre el final invitaron a EMME para cantar “Misterio“, adelanto que sacaron a fines del año pasado.

De La Rivera – Foto: Florencia Panunzio
De La Rivera – Foto: Florencia Panunzio

Baile, amor, birra, palomas pululando y pop argento del mejor. Una imagen pictórica que se llevó la edición verano del Ciclo Asteroide. Un combo perfecto para sacudir una ciudad que estuvo dormida durante varias semanas.

*

Foto principal: De La Rivera, por Florencia Panunzio.