Compartir
Foto: Matías Casal
Foto: Matías Casal

Después de la presentación de la banda soporte elegida para esta ocasión, Los Asteroids, el telón se abrió al ritmo del tema de Terminator 2 para que Mac y su banda dieran inicio a su espectáculo. Para esta segunda presentación en suelo argentino, el canadiense había escogido una listado de canciones que incluía principalmente cortes de “Salad Days” y “Another One”, sus más recientes álbumes. Abrió el recital con “The Way You’d Love Her” y luego “Salad Days” mientras que el público armaba un pogo amistoso desde los primeros acordes interpretados en el show. Aunque sin duda la euforia invadiría a todos cuando sonaron las veraniegas “The Stars Keep On Calling My Name” y “Cooking Up Something Good”, ambos animados temas del segundo y aclamado disco del músico proveniente de Canadá, y que fueron coreados con ahínco, desde las estrofas hasta la melodía de la guitarra.

Foto: Matías Casal
Foto: Matías Casal

Los fumadores tendrían su momento de gloria y emotividad con “Ode to Viceroy”, canción durante la cual muchos encendieron, aspiraron y hasta levantaron el aire sus cigarros encendidos. Mac se mostraba complacido y sonriente, y un halo de complicidad cómica parecía reinar en el ambiente durante toda la jornada. Demarco y su banda hasta se tomaron un momento para discutir qué tan buena había sido la saga de películas de Star Wars y alcanzaron a interpretar más de 15 temas, entre ellos “Reelin’ in the Years”, un cover de la banda Steely Dan, y la infantable “Freaking Out The Neiborghood”, tal vez la más recordada de su segundo disco y que resume bastante bien la filosofía desenfadada y afectuosa de su música.

Foto: Matías Casal
Foto: Matías Casal

Casi al final del recital sonó “Chamber of Reflection”, una de las más esperadas y “Still Together” que parecía anunciar el final de la velada. Durante un jamming de sus músicos que jugaban a tocar solos de guitarra y riffs heavymetaleros, Mac, que sin duda disfruta enormemente de la cercanía con sus seguidores, se arrojó al público y además de recorrer el recinto en brazos de los asistentes, encontró la forma de treparse al balcón del piso de arriba y, sin zapatos y con mucho entusiasmo, subió a saludar a los presentes en aquella parte del salón. Luego de que tuvieran lugar las selfies y los abrazos respectivos, se arrojó nuevamente de espaldas, desde aquel piso hacia la multitud que una vez más lo recibiría en la planta baja.

Foto: Matías Casal
Foto: Matías Casal

Después de toda la adrenalina de aquellos minutos y un cover del clásico “Smells Like Teen Spirit”, llega el cierre de “Still Together”, canción que había sido interrumpida con el jamming y la interacción con el público, bordando el final de una cálida presentación del enfant terrible canadiense, sin duda un carismático y accesible profeta de esta generación que se ha ganado el aprecio del público latinoamericano.

Foto: Victoria Mourelle
Foto: Victoria Mourelle
Foto: Victoria Mourelle
Foto: Victoria Mourelle
Foto: Matías Casal
Foto: Matías Casal
Foto: Victoria Mourelle
Foto: Victoria Mourelle