El pasado sábado 7 de octubre en La Tangente tuvo lugar la presentación de Des, el más reciente disco de la banda platense Un Planeta. La apertura estuvo a cargo de Polsick en un set que subió la temperatura cruzando beats y timbres electrónicos con versos eclécticos, además de contar en el escenario con invitados como Dinastía (co-equiper en Jvlian) y una crew entera hacia el final del show.

Una vez terminado, el grueso del público se dispersó cual entretiempo, ya sea para acercarse a la barra o prenderse un cigarrillo en el área de fumadores. Mientras sobre el escenario se veía el movimiento propio de los preparativos previos al arranque, abajo se palpaba ese no-sé-qué previo a un show. Con ese ambiente, los cuatro integrantes de Un Planeta se pararon cada uno con su instrumento con el carismático Gastón Le (guitarra y voz) a la cabeza y con Nicolás Carlino (bajo), Agustín Volder (teclados y sintes) y Germán Galarza (batería) completando la formación.

Foto: Agus Luna

Los primeros minutos sirvieron como parámetro de lo que sería el recital: una presentación sumamente prolija, desde la ejecución de la banda hasta el sonido, pasando por el sobrio juego de luces que acompañó. Comenzaron con el tándem “El agua hasta el cuello” y “Arriba”, primeros dos temas respectivamente de Des, estrenado en el julio último, producido por el mismo Gastón Le. El recorrido del disco a lo largo de la noche se dio de una manera rigurosamente lineal, pasando por ambientes que oscilaban entre el protagonismo de sintetizadores y melodías de fuerte impronta pop. Entre medio, agregaron algunos temas de lanzamientos anteriores que además, contaron con la presencia de invitados, entre ellos: Azis Asse en percusiones, Joaco Miret (voz en “Las Aguas”), Fabricio Algo (voz en “Nada cambió”) y Goyo Degano, de Bándalos Chinos, acompañando en la voz hacia el cierre de la jornada en “Girando”. Los momentos de mayor intensidad se dieron con canciones como “Traigo algo” hacia la mitad del show (que incluye un videoclip recientemente estrenado) y bien sobre el final con el canto generalizado que propiciaba la ya conocida y mencionada “Girando”, del segundo disco Refugio.

Foto: Agus Luna

Uno de los aspectos a destacar, como fue mencionado anteriormente, tiene que ver con el nivel de detallismo que tuvo la banda en el sonido de los temas, tanto los nuevos como los viejos. En este sentido, los puntos más fuertes se escucharon en el respeto hacia los efectos (que a la hora de grabar son mucho más fáciles de usar que en vivo), tanto en la guitarra como en las voces, así como en los sintetizadores y baterías, ofreciendo así versiones muy fieles a las que ya conocemos y una interesante apuesta por el formato de show en vivo.

Foto: Agus Luna

Foto principal: Agus Luna