Compartir

Los seguidores de la escena pop independiente estaban esperando una fecha como esta desde hace bastante tiempo. Y es que tanto Daniel Umpiérrez como Juan Román Diosque vienen entregándonos geniales creaciones sintentizadas desde hace años. Y es que ambos han marcado tendencia desde su estilo particular, el de Dani Umpi mucho más queer e irreverente, y el de Diosque más bien psicodélico y romántico.

La velada comenzó cerca de las 23 horas en el Club Cultural Matienzo con la presentación del aclamado uruguayo que subió al escenario luciendo un vestido color fucsia y una peluca de largos cabellos del mismo llamativo color con la que luego jugaría en el transcurso de su show. Aquello fue motivo de gritos eufóricos por parte de los asistentes que aplaudían su coqueto look y, por supuesto, el comienzo del recital. Dani principalmente deleitó a sus seguidores con canciones de su más reciente disco Lechiguanas, placa que además consideramos dentro del listado de 50 mejores discos del año pasado, al igual que dentro de los 10 álbumes de 2017 de su país de origen y de la cual además conversamos con él en esta entrevista.

Dani Umpi – Foto: Mica Garate

La primera canción en ser entonada fue la empoderadora “Cleopatra entrando en Roma“. Durante un momento los asistentes le pidieron a Dani que solicite más volumen para su voz y los instrumentos, cuando eso fue solucionado se abrió paso a la interpretación en vivo de otros grandes tracks que hacen parte del mismo compendio, como “Tebas“, “No podrás” -que cantó junto a su tecladista Manuela Vecino, también integrante de la banda Glass-, y “Lechiguanas“, que da nombre a esa producción. El show prosiguió con otros grandes himnos como su éxito “Sambayón“, incluido en Mormazo (2011), así como una versión ultra discotequera de “La Yuta” terminó de incitar a sus seguidores al baile desenfrenado. Uno de los momentos de mayor clímax aconteció cuando la Cobra Kei subió a sumarse a Dani y entonar a dúo “Tres pasos“. La colorada sumó su irreverencia y picardía a una velada que ya contaba con un ánimo general bastante encendido en pro de la fiesta. Tras ello, la estrella del pop proveniente de Tacuarembó decidió interpretar el hit de la era dorada del eurodance llamado “Rumore químico“, de Alma Matris que, según reconoció, era de sus favoritas durante su infancia.

Dani empezó a despedirse de los presentes que danzaban con ganas, pero estos le pidieron que siguiera un poco más. Ante ese reclamo, dió rienda suelta a “Punta 92 2002“, y entonces su guitarrista Lautaro Demarco se incluyó en la coreografía y entre todos coreaban con ahínco frases sugerentes de su letra como “estimulado, estimulado por ti”.

Luego de un intermedio musical en el que muchos aprovecharon para salir a tomar una cerveza y refrescarse en esa cálida noche de verano, Diosque subió junto a su banda para principalmente interpretar pistas de su nuevo disco Llaneroque salió a la luz hace unos meses, en septiembre de 2017.

Vestido con una camisa floreada en la que predominaba el color naranja, el tucumano desplegó un setlist en el que también incluyó recordadas melodías surrealistas de su anterior álbum Constante, que también eran bastante esperadas por sus seguidores y del cual hablamos en profundidad con él en su momento en esta entrevista.

El músico abrió su perfomance con una tripleta de lujo al cantar “Lluvia“, “La cura” y “La ruta del viento“, de entrada la multitud aprovechó lo hipnótico de los sintetizadores para entrar en un gozoso trance y moverse en sintonía con aquellas cadencias. Por supuesto, no se olvidó de poner en marcha temas como “Una naranja“, la canción de amor “Hechichera” y “Soy las seis“. En medio de las breves pausas, muchos aprovechaban para pedirle sus canciones favoritas. Finalmente, Juan Román complació a casi todos con un setlist que incluyó más de 15 cortes.

Diosque – Foto: Mica Garate

El cierre de esta noche dorada llegó con el contagioso ritmo de “Broncedado“, ya pasada la medianoche, empapados en sudor y llenos de la alegría que solo la música pop sabe transmitir de forma tan eficaz. Los espectadores se despidieron de esa fecha tan especial en la que dos grandes figuras surgidas desde la autogestión y el corazón de la escena independiente argentino-uruguaya demostraron que no hacen falta millones para manufacturar himnos impecables que representen nuestras más intensas emociones.

*

Foto principal: Mica Garate.