El pasado sábado 28 de abril, Milagros Majó presentó su disco debut en formato banda en la intimidad del Club de Música (Paraguay 5517, Palermo). Después de realizarle unas preguntas acerca de sus canciones y de otras cuestiones, uno se queda con ganas de escuchar en vivo lo que esta joven artista bonaerense se trae entre manos, que sin dudas son Manos de cielo, tal como el título de este primer trabajo discográfico. Así es que fuimos transportados a un paraíso lleno de sonoridades latinoamericanas con toques africanos en una noche lluviosa de Buenos Aires.

La cita estaba prevista para las 21 horas, y a la media hora de esto, apareció en el escenario el cantautor peruano Fabricio Robles para compartirnos con su guitarra acústica parte de su repertorio. Esto incluía canciones de su primer disco, pero sobre todo del reciente Dónde. Pudimos oír canciones con aires de bossanova (“Vértigo“), vals peruano (“Casa“) y zamba argentina (“Tienes“). Esta introducción fue la perfecta calma chicha para los cambios de clima que se venían a los minutos de finalizar su media hora de paso por el escenario.

Fabricio Robles – Foto: Roger Hoyos Paredes
Fabricio Robles – Dibujo: Roger Hoyos Paredes

Aunque esa referencia al tiempo fuese perfecta para lo que ocurría afuera, hablaba de todo lo que se vendría a partir de las 22 horas pasadas en la intimidad de este recinto palermitano. En escena aparecieron La Patrulla del Cielo, trajeados con unas capas y dando paso a la entrada de Milagros. Sin más preámbulos que los aplausos de los presentes, la artista y su banda arrancaron a saludarnos con la primera canción del disco, “Hola viento“, siguiendo así por el tracklist que compone este debut discográfico que dimos a conocer por aquí a fines del año pasado. Luego de escuchar a ella cantar, justamente “Ella“, la audiovisual “Los pájaros” y la del lenguaje inventado “Koralè“, la cantora nos contó que estuvo a punto de suspender la presentación debido a una gripe fuerte que estaba molestándola. Así que dedicó la siguiente canción a ese resfrío: “La muerta“. Luego de disfrutar con la sonoridad alegre y cantando sobre la muerte, transportándonos a latitudes centroamericanas, nos sumerge con “Son tus olas“. Seguimos sumergidos, pero en nuestros pensamientos, con la filosófica con aires orientales: “Retrato“. Nos saca del trance el hombre orquesta, David Fernández, para introducirnos a los músicos que conforman La Patrulla del Cielo: Diego Lezcano en guitarra acústica y piano, Menech Marino en la batería, Federico Blotta en guitarra eléctrica, Nano Casale en bajo, y el que habla en los vientos y percusiones. Por supuesto, Milagros Majó canta y toca el cuatro. Luego de estas presentaciones, nos “Vamos a volar” con esta canción pero el asunto se pone “Monocromático” al ir finalizando la velada mágica y solo nos queda mirar a nuestro universo interior para cantar las “Constelaciones“.

Milagros Majó – Foto: Soledad González Lagarde

El disco en vivo es toda una experiencia, las texturas de los diversos instrumentos conversando entre ellos se van ensamblando hasta conformar las capas de las canciones, las cuales son distintas entre sí debido a sus sonoridades y ritmos. Así es como nos hace viajar con un mapa sonoro propio. No hay duda que esa es la búsqueda de ella al tocar en ensamble, siendo ellos la parte importante de la unificación de sus ideas musicales. Luego de 3/4 de hora, la presentación finaliza, Milagros y La Patrulla del Cielo se despiden dejando un publico sorprendido, aclamador, habiendo transitado una enriquecedora vivencia. Solo queda esperar la siguiente vez que toque en este formato, familiar de por sí, para hacer juntos un recital/recorrido.

Milagros Majó – Foto: Soledad González Lagarde

*

Foto principal: Milagros Majó, por Soledad González Lagarde.