03_mo

Toda la cobertura fotográfica por Pablo Luna Chao

Un año más, la 21ª edicion del Sónar, echa el cierre con un balance de éxito de asistencia. Un total de 109000 asistentes, -el segundo mejor registro de su historia– procedentes de 99 países, y más de 3.500 profesionales inscritos en Sónar+D, el congreso internacional del festival. Sónar de Día alcanza, además, cifras récord, con más de 52.000 visitantes.

Todavía con las mejores imágenes del evento en nuestra memoria, llega la hora de contarlo. Evidentemente es imposible hacer un análisis detallado de cada una de las actuaciones de tamaño festival. Nosotros haremos un breve repaso de nuestro particular recorrido, que por otra parte, sólo es uno de los múltiples itinerarios a realizar.

Comenzamos con el “Sónar by Day” del jueves.

Tras el éxito de la primera edición, el año pasado, del Sónar diurno en su nuevo enclave (Fira Montjüic), en Indie Hoy estábamos deseando volver a vivir la experiencia sensorial que implica la conjunción de la música, el sol y las actividades del Sónar+D

A las 12:00h daban el pistoletazo de inicio las actuaciones del español Nev.Era en el SónarVillage y el Dj sueco Harald Björk en el SonarDôme. Hacemos un inciso para hacer referencia a la escena nórdica, que ha estado muy presente en esta edición del Sónar. Músicos y Dj’s venidos de los países escandinavos han dejado claro que tienen mucho que decir en el panorama actual de la música avanzada y electrónica.

Volviendo al jueves, no podemos dejar de mencionar la actuación de Karen Marie Ørsted, más conocida como . La danesa era uno de los principales atractivos de las primeras horas en el SonarVillage.

04_mo

El siguiente artista que nos cautivó fue el teclista alemán Nils Frahm, capaz de producir sonidos que encogen el alma. Original y muy especial es la propuesta que llegó justo después en el mismo lugar, el SonarHall. Los japoneses Nisennemondai sorprendieron con su espectáculo de post rock instrumental.

05_nilsfrahm

06_nilsfrahm

Nils Frahm

El concierto del día para muchos fue el de Trentemøller. El multiinstrumentista danés y su banda convencieron a un SonarHall lleno hasta la bandera.

Entre tanto, tenía lugar DESPACIO, la sesión ininterrumpida a cargo de James Murphy y los 2Manydjs, que se encerraron durante 6 horas cada día para ofrecernos este espectáculo. Nos centraremos en esta experiencia en la crónica del viernes.

Mientras en la Fira Gran Via se preparaban para celebrar el concierto inaugural a cargo de los veteranos Massive Attack, nosotros nos quedamos en Fira Montjüic para presenciar el show de Plastikman. Richie Hawtin, gran asiduo del Sónar, vuelve bajo el pseudónimo Pastikman para estrenar en Europa Objekt, que fue presentado en el Guggenheim de Nueva York el otoño pasado. La puesta en escena, con un obelisco de LEDS construido para la ocasión introdujo la novedad y revolucionó el SónarVillage.

Y en este jueves se pudo ver también a figuras como el Dj Daniel Miller o el artista nipón Daito Manabe, con una propuesta interactiva que destacó por las proyecciones en los vestidos de unas bailarinas.

Además de estos y otros conciertos, y como mencionamos al principio de la crónica, el jueves asistimos a un workshop dentro de la programación del Sónar+D.

Este congreso internacional sobre creatividad y tecnología requeriría una visita casi en exclusiva. Expertos tecnológicos, emprendedores, artistas, empresas e investigadores aunaron esfuerzos para ofrecer productos al público, conferencias, organizar workshops y un sin fin de actividades. Nosotros nos inscribimos en el workshop “Hack in the Box“, organizado por la Queen Mary University of London e impartido por Andrew PcPherson y Víctor Zappi, del Center for Digital Music. Toda una interesante experiencia en la que cada uno pudimos manipular un ejemplar del D-Box, un instrumento digital autónomo consistente en un cubo de madera de 15 centímetros que contiene una batería, un altavoz y un BeagleBone Black (un mini ordenador de hardware y software abierto).

workshops02_consuelobautista_sonard2014_

Foto cortesía de Sónar

Y si el primer día que era el más corto nos cundió de esta manera, aun quedaban los dos días grandes: el viernes y el sábado por el día y la noche.

Más fotos

07_Nisennenmondai

Nisennenmondai

02_bflecha

BFlecha

01_balago

Balago