El pasado jueves 22 de noviembre, un bar ubicado en las calles del barrio porteño de Palermo tuvo la oportunidad de contar con la presencia de Soko, la jovencita música francesa que empezó presentando el día anterior su película en Mar del Plata y terminó dando un show íntimo ante unas 100 personas en Capital Federal.

Alrededor de la 1 de la mañana, esta niña-mujer subía algo tímida al escenario para pasearnos por un extenso repertorio que incluyó temas de su disco debut lanzado este año como “I just want to make it new with you“, “First love never die“, “We might be dead by tomorrow“, “I thought I was an alien” (tema que le da nombre al álbum en cuestión), entre otros. Con una pequeña banda improvisada con baterista, guitarrista, violinista y con ella alternando guitarra, bajo, batería y teclados, la velada pasó por momentos de mucha sensibilidad y emoción tanto por las letras como por la forma en la que la cantante sentía y transmitía al público todas las palabras que salían de su boca.

La vergüenza que comenzó acobardando un poco a Soko al principio del show, terminó convirtiéndose en infinitas sonrisas, mucha improvisación, frases en un castellano cuasi perfecto, gritos de euforia, intercambio de palabras con la gente del otro lado y, claro, más sonrisas aún. Así, sintiéndose prácticamente en su casa, la artista se mostró muy agradecida por el apoyo y el respeto de los presentes, contando que era su primera vez en el país y que estaba increíblemente contenta por ello.

Los que tuvimos el lujo de estar allí podemos decir que fue un momento único, donde la música se unió con con la humildad de una persona que demostró no creerse nada y tener los pies sobre la tierra.

Definitivamente la esperamos para que vuelva cuando guste porque nunca está de más disfrutar de esas pequeñas alegrías que no ocurren todos los días y que tan bien le hacen al espíritu.

Fotos por Sofía Cesio