Estamos a sólo horas del estreno de los 6 episodios que integran la cuarta temporada de Black Mirror: desde este viernes 29 de diciembre estarán disponibles en Netflix.

La expectativa alrededor de esta flamante entrega de la serie creada por Charlie Brooker es altísima y el séquito los fanáticos, que supo crecer temporada tras temporada, está deseoso de ver nuevas historias en las que la tecnología y la condición humana son llevadas al extremo.

Sin bien no hay un manera establecido para ver Black Mirror, ya que cada capítulo es autoconclusivo, sí es cierto que hay historias más intensas, deprimentes y atrapantes que otras. Teniendo en cuenta estos factores, el segmento Mouse del diario chileno La Tercera, elaboró un listado en el que se recomienda cómo ver los episodios para ir desde el “peor” al “mejor”, progresivamente.

Según el medio trasandino, el orden ideal para sacarle el máximo sacarle jugo posible a la nueva temporada de la serie de Netflix es la siguiente:

1- Hang The DJ, dirigido por Tim Van Patten (Game of Thrones):

Por lejos, el episodio menos deprimente de la nueva temporada, por lo que es ideal para comenzar. A grandes rasgos, nos presentan a una nueva app de citas, algo así como un súper Tinder, que permite encontrar con precisión al match indicado. Sin embargo, existen algunas reglas, ya que la aplicación determina cuánto debe durar una relación.

2- ArkAngel, dirigido por Jodie Foster:

En una historia que aborda diferentes tiempos en la relación entre una madre y su hija, desde que esta última nace hasta ya entrada en su adolescencia, este es el episodio probablemente más dramático de toda esta nueva oferta de historias.

3- Black Museum, dirigido por Colm McCarthy (Sherlock: The Sign of Three, The Girl With All The Gifts):

Es el episodio más relleno de esta nueva temporada, representando en sí su propia apuesta antológica. Son cuatro historias en un solo capítulo, desarrollándose luego de que una mujer visita una atracción perdida en el medio de la nada.

4- USS Callister, dirigido por Toby Haynes (Sherlock: The Reichenbach Fall, Doctor Who):

En primera instancia podría parecer una mera parodia de Star Trek, pero no es ni cerca algo como eso. Más bien, es un homenaje, una revisión al fanatismo, los problemas del aislamiento y cómo los individuos de apariencia más dócil pueden guardar en el fondo al más oscuro de los resentimientos.

5- Metalhead, dirigido por David Slade (Hard Candy, 30 Days of Night, Breaking Bad, Hannibal):

Es el único episodio que no tiene relación con la idea de la nube, pero en sí mismo representa una experiencia novedosa. Grabado en blanco y negro, y contando con la menor duración, este capítulo es un thriller apocalíptico con muchos paralelos a Terminator.

6- Crocodile, dirigido por John Hillcoat (The Proposition, The Road):

En una primera capa está una historia sobre una mujer que realiza investigaciones sobre accidentes, accediendo a los recuerdos de los testigos. Por otro lado, está el fondo del asunto, otra mujer que cometió un error en el pasado que la atormenta.
Crocodile es un salto al vacío, a lo más oscuro que nos puede presentar Black Mirror, permitiéndonos dar una mirada a lo peor del ser humano. Es un salto a una madriguera llena de malas decisiones, destapando un tema recurrente: las apariencias engañan.