Compartir

A menos que hayas estado viviendo dentro de un búnker durante  los últimos 10 años, seguramente has escuchado hablar de Breaking Bad y sus recordados personajes principales: Walter White (Bryan Cranston), un veterano maestro de química devenido en narcotraficante tras enterarse de que padece de un cáncer de pulmón inoperable, y Jesse Pinkman (Aaron Paul), su leal compañero de aventuras, quien es un joven con problemas de adicción que le ayuda a distribuir la droga en el bajo mundo.

Lo cierto es que dicha producción logró mantener enganchada a gran parte de su audiencia inicial hasta la emisión de su último episodio en 2013. En total, alcanzaron a emitirse cinco temporadas de esta serie, lo cual ha llevado a muchos a preguntarse por qué su creador, Vince Gilligan, tomó la decisión de matar tan pronto a la gallina de los huevos de oro.

breaking bad GIF

Pues bien, en un abierto diálogo con el medio angloparlante Digital Spy, Vince entonces confesó que tomó esa decisión cuando le parecía que era el momento más propicio, sin pensar solo en factores económicos, como lo rentable que estaba resultando su emisión y los elevados niveles de audiencia que tenían todavía. Si bien no es la primera vez que diserta respecto del final de este proyecto televisivo, en esta ocasión específicamente mencionó:

“Estaba bastante estresado con la idea de que los espectadores siguiesen con su vida y dijesen: ‘¿Sigue esta serie aún en el aire? Solía verla. Solía ser buena’. Prefiero que la gente diga: ‘¡No la termines aún!’ Eso es lo que quería, y eso es lo que conseguimos, y agradezco a dios por ello. Por ello fui principalmente yo quien determinó que prefería terminar en el punto más alto en vez de pasarlo y dejarlo atrás”.

Con lo anterior, Gilligan deja en evidencia su integridad ética como showrunner al demostrar su compromiso con la calidad de los contenidos que tiene a cargo.

Dicen que hombre precavido vale por dos, y él parece demostrar esta teoría. Por suerte, gracias a su sabia decisión, Breaking Bad no corrió con la misma suerte que The Walking Dead, otra producción de su misma cadena (AMC) que ya casi nadie mira, según trascendió en los medios hace algunas semanas.