Tras casi 28 años como participante regular de Los Simpson, Apu Nahasapeemapetilon, el trabajador del Kwik-E-Mart, podría dejar la serie.

El personaje cuya primer aparición en las vidas de Homero, Marge, Bart, Lisa y Maggie se llevó a cabo en el episodio titulado “The Telltale Head” fue el tema principal del documental The Problem With Apu dirigido por Hari Kondabolu y que afirma que el hindú es un estereotipo problemático de la gente del sur de Asia.

Kondabolu, neoyorquino de ascendencia india, le dijo a la BBC: “Los niños en las plazas de juegos siempre imitan el acento y dicen ‘¡Gracias, ven de nuevo!’ u ‘¡Hola, señor Homero!’. Claro, al crecer en New York City, todos intentan ser divertidos. Si crecés ahí, aprendés a hacer bromas y a responder, pero es difícil contrarrestar el acento: ¿cuál es tu respuesta al acento?”. El comediante añadió:

“Los Simpson es una importante obra de arte que ha influenciado a muchos, incluido yo mismo. Apu era el único indio que teníamos en televisión, así que estaba feliz por cualquier representación cuando era niño. Y, por supuesto, es gracioso, pero eso no significa que esta representación sea precisa, correcta o justa. Sin embargo, llega a ser insidioso por el racismo, porque ni siquiera lo notás cuando está justo frente a ti”.

Frente a esto, Hank Azaria, el encargado de interpretar la voz a Apu, se manifestó en la Television Critics Association, donde expresó: “La idea de que alguien, joven o adulto, en el pasado o en el presente, fuese intimidado o se convirtiese en foco de risas -o algo peor- por el personaje de Apu en Los Simpson, o por su voz o cualquier otro elemento del personaje es angustioso, especialmente en Estados Unidos de después del 11 de septiembre”. Luego, el actor agregó:

“La idea de que alguien fuese marginado basándose en ello fue muy molesto para mí, personal y profesionalmente. Es un personaje que he hecho durante 29 años y lo he hecho con mucho amor, alegría y orgullo. Esa ciertamente no fue la intención. La intención era hacer reír a las personas y traer alegría. Que cause sufrimiento o dolor de alguna manera, en realidad es perturbador”.

“Creo que es realmente importante cuando las personas se expresan acerca de cuestiones raciales, lo que sienten que es injusto o molesto o angustiante o las hace enojar, entristecer o herir. Lo más importante es escuchar, tratar de entender, tratar de simpatizar, que es lo que estoy haciendo. Sé que los muchachos de Los Simpson también lo están haciendo; lo están pensando mucho, y hemos discutido un poco. Definitivamente comentarán, tal vez públicamente, y, sin duda, creativamente dentro del contexto del programa, qué quieren hacer, si es que lo hacen, con el personaje”, continuó Azaria sobre el futuro del dibujo al cual le pone su voz desde el 25 de febrero de 1990.

Sobre Apu en sí, el nacido en Queens, en New York City, dijo no verlo como un personaje “unidimensional”, sino como alguien “con muchas cualidades maravillosas y grandes activos”.

“En lo que respecta a Los Simpson, a menudo se trata de una delgada línea entre lo que es cómico y lo que es ofensivo e insultante y perturbador. Los Simpson, a lo largo de los años, han sido bastante graciosos y ofensivos para todo tipo de personas: republicanos, brasileños, presidentes, directores de escuelas secundarias, italianos, y se enorgullecen de no haber pedido disculpas por nada de eso. Creo que han hecho un muy buen trabajo siendo, digamos, uniformemente ofensivos sin ser directamente hirientes”, sentenció Azaria.