Compartir

Ya transcurrieron casi cinco meses desde la llegada de la primer temporada de La Casa de Papel a Netflix. Ese corto tiempo le bastó a la ficción creada por Álex Pina y producida por Atresmedia en colaboración con Vancouver Media, no sólo para lograr cosechar una impresionante (y aún creciente) legión de fans, sino también para convertirse en la serie de habla no inglesa más vista de la historia del gigante del streaming.

La obtención de este gran hito por parte de Tokio (Úrsula Corberó), Río (Miguel Herrán), Nairobi (Alba Flores), Berlín (Pedro Alonso), Moscú (Paco Tous), Denver (Jaime Lorente), Helsinki (Darko Peric), Oslo (Roberto García Ruiz) y El Profesor (Álvaro Morte) se dio a conocer a través del último informe trimestral presentado por la compañía con sede en Los Gatos, California.

Además, Netflix dejó saber que su número total de suscriptores ascendió a casi 125 millones gracias a la incorporación de 7,4 millones de abonados (5,5 de los cuales son de fuera de los Estados Unidos) entre los meses de enero y marzo. De esta manera, la empresa fundada por Reed Hastings y Marc Randolph acumula 56,7 millones de usuarios tan sólo en EE.UU., mientras que, internacionalmente, el número sube a 68 millones.