Compartir

Friends fue por años la serie más vista en el mundo, durante los ’90 y los 2000, entre sus fanáticos se podía contar a personas de toda edad y procedencia. Pues bien, al parecer las cosas han cambiando drásticamente con la llegada de los millenials y de sus hermanos menores. O por lo menos eso es lo que declara el diario The Independent en un artículo titulado “Millennials watching ‘Friends’ on Netflix shocked by storylines”. En esa nota se explica cómo para los más jóvenes, que han crecido bajos los nuevos estándares de masculinidad y tras las conquistas de la lucha de los grupos feministas y LGTBI, algunos de los guiones resultan terriblemente ofensivos y hasta discriminadores.

Se supone que tal situación explicaría por qué los menores de 30 miran menos la serie en plataformas como Netflix. Dentro de las escenas y situaciones de esta comedia que generan tal rechazo por parte de tal audiencia estarían las siguientes:

El rol de masculinidad impuesto por el patriarcado haría presencia con fuerza cuando por ejemplo, Rachel consigue una niñera para su hija Emma, el padre de la misma, Ross parece no querer aceptar que se trate de un hombre el que haga ese trabajo. Es tildada incluso de homofóbica la inquietud de Ross por preguntar si el niñero contratado acaso es gay. Este mismo personaje es además criticado fuertemente por su reacción de incomodidad respecto de su ex esposa Carol y su nueva pareja que resulta ser una mujer. Su conducta, lejos de resultar graciosa es tildada de lesbofóbica por algunos de esta nueva generación. Luego también la vez que Rachel contrató un asistente poco calificado para el puesto tan solo porque es lindo y quiere invitarlo a salir es ahora vista bajo un nuevo cristal y muchos consideran que se trataría de un caso de acoso sexual en el trabajo.

Asimismo, Chandler no se salva de las críticas sobretodo respecto de sus comentarios burlones y su vergüenza acerca de tener un padre travesti y su constante miedo a que la gente llegue a pensar que es él mismo es gay. Monica en cambio es cuestionada por tratar de ocultar a toda costa su pasado como una chica con sobrepeso, es acusada entonces de gordofobia o de creer ciegamente en los patrones de belleza impuestos por el sistema machista.

Las denuncias de machismo por los recurrentes comportamientos inapropiados y descarados de Joey Tribbiani respecto de las mujeres que intenta conquistar por supuesto que no se hacen esperar, de hecho, parece ser que la única protagonista exenta de mayores críticas es Phoebe, la más libertaria del grupo.

Otro asunto que ha sido comentado por los jóvenes como algo negativo es la escasez de personajes de color en la serie, con 6 personajes principales de raza caucásica y con apenas 2 o 3 papeles secundarios y ocasionales interpretados por personas afro y de otras etnias.

Lo cierto en esta polémica es que los tiempos cambian, y los roles de género, así como los raciales y tantos otros, han sido discutidos y modificados en pro de mayor respeto e inclusión. Esto mismo explica cómo los personajes de Friends se comportan de un modo que entonces parecía normal y hasta divertido pero hoy en día levanta tantos detractores.